domingo, 3 de febrero de 2008

Hospital de Osaka

Campo reseco,
esta lluvia de ahora
tu acupuntura.

*

Llevará el río
almendras y cerezas
con la crecida.

*

Río, tu nombre
huele a farmacia —Yodo—
en mis oídos.

*

Sangre en la sábana,
hemorragia que pinta
vuestra bandera.

*

Carne vendada.
Bajo la piel tan pura,
podrido fruto.

*

¿Dónde los perros
del nevado trineo?
Escalofrío.

*

Noche de fiebre:
la luna era tan sólo
otra pastilla.

*

Sol. El alero
tiembla todo de pájaros.
No duermo siesta.

*

Cama vacía.
Ayer noche, la muerte
durmió sobre ella.


(Escrito hacia 1990)