miércoles, 13 de febrero de 2008

Pemán

A pesar de su monarquismo antipático y su gracejo andaluz no siempre entendido, José María Pemán merece ser rescatado de ese limbo al que había sido desterrado por los que no creen en cielo ni en infierno. Su poesía no es tan inane como parece (uno recuerda con emoción un hermoso poema suyo sobre una librería de viejo), y en los artículos brilla con inteligencia e ideas limpias. El poeta y estudioso Juan Lamillar ha recogido en Siluetas literarias muchas de las semblanzas sobre escritores del gaditano. El libro, editado por la Caja San Fernando (hoy Cajasol) se ha comercializado mal, o directamente no se ha puesto al alcance de los lectores potenciales. Y es una pena. Menos de lo que hacía pensar su omnipresencia en los periódicos hace unas décadas, Pemán, el escritor, fue sin embargo mucho más que el autor de la preterida letra del Himno.

No hay comentarios: