lunes, 4 de febrero de 2008

Que veinte años no es nada

Hará dos décadas que compuse esta décima. Meses atrás, buceando en la historiadel Perfil del aire de Cernuda y en la polémica sobre su deuda o no con Guillén, recordé este divertimento mío antiguo:



TU canario, tras las rejas,
porque te da dulces sones,
recibe tus atenciones.
Abre entonces tus orejas,
escucha de mí las quejas:
pues tu sí se me resiste,
mi pecho se duele triste.
Da a mi zozobra la calma.
Amor, también canta mi alma
y necesita tu alpiste.

No hay comentarios: