lunes, 3 de marzo de 2008

Casa Beli's


Leo en la bitácora del escrito Edmundo Paz Soldán que el Presidente Chávez está promoviendo el uso del español en las empresas públicas de la ahora llamada República Bolivariana de Venezuela. Y la verdad es que los ejemplos que se aducen, como “equipo” en vez de team, o “enlace” en vez de link, parecen razonables. En realidad, es lo que aconseja la Real Academia Española. Ahora bien, ya que le ha invadido ese celo purista, podría Chávez declinar bien en latín: hoy hablaba de que si Colombia realizara una incursión en Venezuela como la que supuestamente ha realizado en Ecuador, ello constituiría un casus bellis. Parece mentira que un militar de graduación no sepa que se trata de casus belli. Se comienza por maltratrar al genitivo y se acaba maltratando a un país al que se considera como propiedad de uno. ¿O es que pensaba en casus belli’s, así con genitivo sajón, de gringo o yanqui? Entonces su cruzada contra el inglés le habría jugado una mala, muy mala pasada.

Coda: cuando voy a terminar estas líneas, y tras volverlo a escuchar en la radio, me doy cuenta de que lo que dijo fue causus bellis. A sus suspensos ya conocidos en educación y latín se les une, pues, otro en conocimiento del lenguaje de la guerra. Y esa dislexia bélica, en alguien que se apresta a tomar las armas, es como para inquietarse. ¿O no, von Clausewitz?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Comunicado de la redacción de DisidenciaS ante las elecciones generales del 9 de marzo

4 de marzo de 2008

El próximo 9 de marzo, los españoles están llamados a las urnas para elegir diputados y senadores. Quizás nunca hayamos asistido a una campaña más descarada para consolidar un bipartidismo asfixiante, corolario final de un Régimen nacido en 1978, que sigue necesitando de un “consenso” entre partidos políticos para sostener su “legitimidad” en medio de una democracia-farsa.

Ese Régimen, construido casi con el único fin de mantener viva la institución monárquica, ha precipitado en una progresiva destrucción del Estado, un grave proceso de desnacionalización de España y una creciente miseria moral en todos los órdenes de la vida. España vive una crisis estructural, de un pavoroso vacío de contenido, con las costuras rasgadas por la acción del neofeudalismo separatista y por la sumisión de la clase política y económica a intereses antinacionales extranjeros.

Por todo ello, el único voto que los disidentes del Régimen podemos considerar aceptable es aquél que, partiendo de una posibilidad REAL de incidir en la política nacional, actúe en contra de la tendencia actual de destrucción del Estado y de la Nación.

Ese voto sólo lo encontramos apostando -sin que ello suponga, dadas las abismales diferencias, concesión ideológica alguna- en la Unión para el Progreso y la Democracia (UPyD), nuevo partido dirigido por la exdiputada socialdemócrata Rosa Díez.

Quizás lo fácil hubiera sido promover abstenciones, votos nulos o a grupos más o menos marginales. Sin duda, recibiríamos menos críticas y conservaríamos una pretendida, pero falsa “pureza” contestataria, tan inútil como irresponsable en estos momentos de crisis de España. Pero frente al “partido único” del Régimen, optamos por la posibilidad (y sólo es una posibilidad) de abrir una brecha por la que el aire fresco de la regeneración nacional, sin ataduras reaccionarias, nos abra la oportunidad de poder vislumbrar una esperanza política nueva. Las misma que nos señaló, hace más de setenta años, Ortega y Gasset: “¡Españoles: Reconstruid vuestro Estado!”

El 9 de marzo, animamos a todos nuestros amigos y camaradas a apoyar a una opción que, desde la izquierda, afirma defender la idea de España y la igualdad de todos los ciudadanos de la Nación. Por la esperanza de que algo comience a cambiar, recomendamos el voto a UPyD. Cada uno perdemos muy poco pero se puede ganar mucho.

Consejo de Redacción de DisidenciaS
http://www.disidencias.net/

FPC dijo...

A mí lo que me inquieta es que tome las armas, no que maltrate el latín: porque el orden me parece siempre ese, primero la "bellis" y luego lo demás. Si los militares supieran latín quizá no fueran militares, ergo... (excepción hecha de César y cía). En todo caso habría que marcarles numerus "causus".
Saludos.

goloviarte dijo...

te invito a participar con tu blog en http://aquiestatublog.blogspot.com
te conocerán un poco mas.
Para ir mas rápido utilizo el mismo texto en todos,si consideras que es spam te pido perdón,pásate y deja tu blog en el libro de visitas y si quieres mira algo de publi,eso valora mi trabajo,gracias.
Soy un particular en esta aventura no una empresa
el nombre de tu blog es bastante elocuente con tus ideas,gracias