martes, 11 de marzo de 2008

El otro centenario




Este año se celebran los centenarios de dos grandes escritores irlandeses. Uno es bien conocido y obtuvo el Premio Nobel en 1969. El otro es un perfecto desconocido fuera de su isla, e incluso en ella para buena parte de la población. Beckett es un colosal escritor; su compatriota, que murió en 1970, también lo fue.


No consiguió Máirtín Ó Cadhain galardones oficiales, sino pena de cárcel por su vinculación al IRA (si luego se apartaría de la organización, al parecer fue él quien reclutó a otro notorio republicano que también conoció las mazmorras: Brendan Behan). Pero su obra en prosa en gaélico irlandés es la más importante del siglo XX en esa lengua menguante. Una novela, Tierra del cementerio, lo acredita. También, decenas de relatos publicados en varias colecciones donde impera la desolación del paisaje de su nativo Connemara, las viejas costumbres que se desmoronan, la amargura. “La rama que se marchita” es uno de los cuentos más tristes y hermosos que uno haya leído nunca.


Algunas cosas se han hecho para recordarlo: reediciones de obras suyas, alguna traducción al inglés, la grabación en disco compacto de una dramatización de su gran novela, simposios, programas de radio, documentales, el consabido sello conmemorativo. Algo de justicia para quien fuera un narrador de primera y agitador político, reconocido lingüista y, en sus años finales, profesor en el Trinity College. Que Ian Gibson me corrija, pero creo que ambos se debieron de cruzar por los pasillos de la universidad dublinesa en los años cincuenta del pasado siglo.



Publicado en
Mercurio, 85 (2006)

No hay comentarios: