viernes, 21 de marzo de 2008

Londres, desvelada


En frase célebre de Samuel Johnson, quien está cansado de Londres es que está cansado de la vida. Aún hoy, que ha dejado de ser capital de un imperio, la ciudad del Támesis, a la que salvo unos contados monumentos no adorna una especialmente hermosa arquitectura, es un constante polo de interés, un lugar trepidante y cautivador que encierra no pocos secretos.
Enric González fue corresponsal en Londres durante un puñado de años, el suficiente para asomarse a la vida pública y no tan pública de la capital y darnos con su prosa de periodista, efectiva pero mucho más cuidada que la de otros colegas, un retrato de la misma, lleno de contrastes y virajes. Ha sido acierto del autor entreverar sus experiencias personales, con su pequeña trama y suspense, en la imagen que nos da de Londres, mezclando la suya con otras muchas historias de habitantes presentes y pasados de la urbe. Con ello, y en tono menor, sin pretensiones, hace su pequeña contribución a la literatura española de la última década, cuya primera mitad ha estado marcada por la irrupción de la literatura diarística y del yo, y la segunda por el cultivo cada vez más extendido del género de viajes, que desde hace mucho tantos y buenos seguidores ha tenido precisamente en las letras inglesas.
Dosificando el humor y la noticia, la información útil y los caprichos de ilustres o sombríos londinenses, el Enric González de Historias de Londres nos recuerda por igual al Salvador de Madariaga menos conocido de Arceval y los ingleses y a quien como él fue periodista en Londres, el rey de los best sellers de viajes Bill Bryson, en su impagable Notes from a Small Island.



Publicado en Culturas, 68, Diario de Sevilla, 15-6-00