martes, 4 de marzo de 2008

Otro aniversario de Keats



Siempre es buen momento para recordar a un poeta. Frente a las conmemoraciones públicas (el centenario, el bicentenario, etc., de su nacimiento o muerte) está la remembranza, más íntima y recoleta, de un aniversario cualquiera en el que uno se dice para sus adentros: “Tal día como hoy, hace ciento sesenta y ocho años...” Las cifras redondas sólo pueden servir como llamada de atención y acicate para la lectura o la relectura. Pero el sistema decimal, como todos los sistemas, poco tiene que ver con la poesía.

Finalizaba el 23 de febrero de 1821 cuando John Keats, un poeta inglés de sólo veintiséis años, moría en una habitación que daba a la romana Plaza de España, víctima de la tuberculosis. Keats había marchado a Italia como última esperanza para esa enfermedad que ya se había llevado a su madre y a uno de sus hermanos. Precisamente fue cuidando a éste cuando Keats contrajo el mal. En Nápoles primero y luego en Roma, su salud fue empeorando paulatinamente, y todo el mes anterior al desenlace, entre graves hemorragias, el poeta se consideró póstumo en vida, anticipando oblicuamente esa línea del epitafio que Coleridge escribiera para sí mismo: “Encontró la muerte en la vida, ojalá encuentre aquí la vida en la muerte”. Más famoso es sin embargo el epitafio de Keats (“Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en el agua”), conmovedor ejemplo de belleza y concisión frente a los ocho versos del de Coleridge.

Pero ésa no era más que una hermosa frase. Su fama y su obra han sobrevivido a su cuerpo, que reposa en Roma a pocos metros de las cenizas de Shelley, quien pereció ahogado un año después llevando un libro de Keats en el bolsillo. Quienes han estado allí, Oscar Wilde por ejemplo, refieren que las tumbas están en un bellísimo paraje. Quien no lo haya visto puede contentarse con la eufonía de su nombre, un endecasílabo en sexta (Antiguo Cementerio Protestante), ya para siempre ligado a los nombres de dos de los más grandes poetas del romanticismo inglés.

Lo lamentable de Keats es que empezaba a dar lo mejor de sí mismo cuando le sobrevinieron la enfermedad y el fin. La palabra “prematura” sólo puede ser aplicada a su cruel muerte, no a su obra, que como su serenísima “Oda al otoño” estaba ya en sazón, granada y madura, aunque –siguiendo la imaginería de ese poema– su autor quedase “profundamente dormido sobre un surco a medio segar”.

Lo mejor de su obra está en su Endymion, en sus odas y en muchos de sus sonetos, en varios de los cuales ya se halla la premonición de su temprano fallecimiento: así uno de 1818 en el que dirigiéndose al difunto Robert Burns vaticina que a su cuerpo mortal le quedan mil días (vivió cuarenta y uno menos del millar), o ese otro, del mismo año, que comienza: “Cuando temo que podría dejar de existir / antes que mi pluma haya cosechado cuanto bulle en mi cerebro...”. No se sabe si por sus conocimientos de medicina práctica –carrera que abandonó para dedicarse por entero a la creación– o por su intuición de poeta, Keats vio cercana su muerte. Sí parece seguro, en cambio, que el agravamiento de su enfermedad no fue provocado por la crítica adversa a sus libros, como quería hacer ver Shelley en su Adonais, poema que compuso y le dedicó al conocer su muerte, o como escribió Lord Byron en una estrofa de Don Juan. Ése es un triunfo que no merece la crítica. El mismo Keats sabía que su obra sería apreciada tras su muerte, como lo sabía respecto a la suya propia un sevillano que lo leyó con provecho, Luis Cernuda, quien también habló de él en un poema de Desolación de la Quimera.

La creación es un misterio: hay autores –los menos– que siguen escribiendo excelente poesía hasta la senectud; por contra, está el caso de Rimbaud, que ya había escrito todo lo que tenía que escribir a una edad a la que Keats sólo había practicado imitaciones de Spenser y sonetos primerizos. Keats, que fue un hombre de gran gusto, tuvo la discreción de irse –tuvo el destino la discreción de dejarlo ir– antes de que se empañara su voz. Él había dicho: “Las melodías oídas son dulces, pero más dulces / son aquellas no oídas”. Ésta podría ser la otra cara –un gesto de consuelo– de su epitafio.


Publicado en La Mirada, 150 (El Correo de Andalucía, 20-2-98)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La Universidad de Sevilla se pliega con los violentos para silenciar a UPyD


EFE/PD).-El partido de Rosa Díez viene pagando el alto precio de desafiar al bipartidismo durante toda la campaña. A los intentos de agresión y el silencio de los medios se suma ahora que UPyD no puede ni hacer un acto en el Parque del Retiro madrileño por prohibición de la JEC o dar una conferencia en la Universidad de Sevilla, por presión de algunos profesores que cerraron filas con los violentos.

El coordinador de campaña de UPD en Sevilla, Javier Trujillo, ha denunciado que el Decanato de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Sevilla ha impedido que se celebre una conferencia prevista para este miércoles, en la que iba a intervenir el escritor Fernando Iwasaki.

Según una nota de prensa de este partido, los argumentos del Decanato para prohibir esta conferencia son el "temor a que llegaran a suceder disturbios semejantes a los que ocurrieron hace algunos días en una Universidad de Madrid con la presencia de Rosa Díez", la líder de UPyD.

Este partido ha expresado su "repulsa" ante este hecho y ha asegurado que la prohibición procede "de una parcela de la Universidad que intenta de nuevo impedir la libertad de expresión y la difusión de las ideas a los ciudadanos, solo porque éstas son diferentes a las de otras formaciones políticas hegemónicas actualmente en Andalucía".

El coordinador de campaña de UPyD en Sevilla, Javier Trujillo, ha dicho a Efe que hay "un grupo de profesores en esa facultad que están involucrados en esta decisión", que ha sido tomada cuando la conferencia estaba "ya programada y cerrada".

Desde el partido liderado por Rosa Díez han señalado "que no tenían indicios" para cancelar la conferencia a la que iba a acudir únicamente el escritor Fernando Iwasaki como ponente y no la líder del partido.

Por su parte, fuentes de la Universidad de Sevilla han manifestado que "no se ha prohibido nada, porque la reserva del espacio no estaba del todo formalizada".

La "obscenidad" de Zapatero

Rosa Díez sí pudo dar una conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid. A su salida tachó de "fiasco" el cara a cara, al tiempo que consideró "obsceno" que José Luis Rodríguez Zapatero comparara el número de víctimas de los últimos cuatro años con las que se produjeron durante el mandato del PP.

"La utilización del número de muertos me parece una obscenidad en términos democráticos porque ¿qué quiere decir? ¿a qué invita? ¿invita a la cesión para que no nos maten?. ¿Quiere decir que uno mide la honorabilidad, la honestidad, o incluso la eficacia en términos democráticos de una política en función de que haya habido más o menos muertos?", se preguntó.

En esta línea, la candidata de UPyD cuestionó si la comparación que hizo el candidato socialista entre una y otra legislatura en número de asesinados por ETA "quiere decir que Zapatero estaba en contra del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo" vigente durante el mandato del PP. "¿Quiere decir que tenemos enfrente a un Chamberlain a la española que nos invita a que cedamos en la defensa de las libertades?", agregó.

"Me parece muy peligroso sobre todo desde la perspectiva de quien lo dice, que es el presidente del Gobierno. Es verdaderamente lamentable e insisto, en términos democráticos, una obscenidad", reiteró Díez, quien señaló que la comparación del número de muertos entre una y otra legislatura es una "apelación a darle la razón a los terroristas para que no maten".

Ante un auditorio repleto, Rosa Díez incidió en la "contradicción" de que, por un lado, el presidente del Gobierno "saque pecho" por su política antiterrorista y, por otro, afirme que "no volverá a negociar" con ETA. "Por un lado Zapatero tiene el discurso de no lo volveremos a hacer y por otro de qué bueno lo que hicimos", criticó.

Una política anti-ETA "equivocada"

La candidata de UPyD se refirió además a la declaración "solemne" que realizó Zapatero en su última intervención en el debate en la que garantizó que, gane quien gane las elecciones, el PSOE apoyará al gobierno en la lucha contra ETA. "Hay que distinguir entre apoyar a un gobierno contra ETA con apoyar una política antiterrorista que uno considera equivocada, porque esto último es una irresponsabilidad. ¿Por qué Zapatero no apoyó la guerra de Irak? Porque no lo compartía", explicó Rosa Díez.

Dicho esto, la candidata de UPyD recordó la entrevista en la que el presidente del Gobierno admitió haber mantenido contactos con ETA después del atentado en la T-4 de Barajas el 30 de diciembre de 2006 y en la que además admitió "haber hablado de política con ETA". Advirtió que hablar con la banda terrorista de política es "reconocerle como interlocutor político". "Lo que más me preocupa es que no se da cuenta de esto", agregó.

La candidata de UPyD tachó además de "fiasco" los debates entre los candidatos de los dos partidos mayoritarios organizados por la Academia de Televisión. "Tanto medir la temperatura, el grado de humedad, los minutos de intervención,... Nos los podían haber mandado enlatados a casa, al menos nos hubiéramos ahorrado los 90.000 euros que han costado", ironizó Rosa Díez en referencia a la rigidez del formato de los debates pactados por PP y PSOE.

"No han sido ni cara a cara ni debates. Ha sido un montaje para acreditar la imagen del bipartidismo obligatorio", agregó Rosa Díez, quien tras preguntarse "dónde está la pluralidad" del sistema político español, consideró los debates a dos una forma más de "perversión de la democracia". "Lo menos importante es que hayan hecho debates a dos, sino que a quienes no estamos en el sistema no nos dan la oportunidad de entrar", denunció.

En cuanto a la apelación al voto útil de los dos partidos mayoritarios, Díez afirmó ser "lo más conservador y resignado" que ha escuchado en su vida política. "¿Hay algo que dé menos confianza en su propio partido que el pedir el voto para que no gane el otro?", se preguntó la candidata de UPyD, para quien "el voto más útil es el que otorga simplemente a la formación que te convence".

Devolver la palabra a los ciudadanos

Bajo el título Regeneración democrática, Rosa Díez impartió una conferencia en la Facultad de Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid en la que abogó por "devolver la palabra a los ciudadanos y el control sobre la política y los partidos". La candidata de UPyD apostó por una reforma la ley electoral para que los votantes "elijan directamente los cargos unilaterales", limitar por ley los años de mandato y fomentar la democracia interna en los partidos con listas abiertas.

En respuesta a las preguntas de los universitarios que minutos antes la recibieron con aplausos, Rosa Díez expuso las propuestas de su partido en materia de educación, inmigración, solidaridad y energía nuclear partiendo de los principios que defiende su partido, "la igualdad de todos los ciudadanos". Abogó por que el Estado recupere las competencias en materia de educación y los partidos con posibilidad de gobernar recuperen el consenso en los asuntos que requieren Pactos de Estado.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Anónimo: te ruego que cuando pongas un comentario sea sobre el texto del blog, y no para copiar noticias que no tienen relación directa con lo que yo he escrito. Admiro a Rosa Díez, y Fernando Iwasaki es amigo. Lo que quiere decir que me ha interesado saber lo de la censura/cobardía de la Universidad. Pero, repito, cíñete a comentarios sobre las entradas o busca otra manera de hacerme llegar esas informaciones. Todo tiene su lugar y su momento. Seguro que lo entiendes. Un saludo

Anónimo dijo...

is, estudiante
estoy trabajando en un powerpoint para una exposición sobre John Keats, me ha gustado leer el artículo, creo que voy ha quitar bastantes números –sistema decimal- (fechas) que he puesto, a Keats no le gustaria, citandole a Ud. ...no entienden de poesía.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Me alegro que te haya servido el artículo. Mira también si te apetece otro post que colgué en enero o quizás febrero: "En la Roma de Keats y Shelley". Un saludo