martes, 18 de marzo de 2008

Recomendaciones de literatura fantástica (III)


Álvaro Cunqueiro, Viajes imaginarios y reales, Tusquets, 1986

Ahora que está al frente del Ministerio de Cultura un recopilador y divulgador suyo, y cuando ha aparecido su espléndida e insólita biografía espiritual, a cargo de Manuel Gregorio González, ¿cómo no leer, o mejor releer, a Álvaro Cunqueiro, uno de los placeres más hondos y a la mano que ocurrírsenos pueden? Iba a recomendar Las crónicas del sochantre, pero al parecer está agotado en tomo exento). Allí, en una Francia sacudida por la Revolución Francesa, una hueste de muertos recorre los campos bretones, narrándose unos a otros las historias de sus vidas, con dulzura y sin terror. Una cumbre, en su sencillez y brevedad, de la literatura fantástica en cualquier lengua, que no busca el estilete del miedo, sino la caricia, como de espumosa sidra, de la ensoñación. Sí está disponible, en cambio, Viajes imaginarios y reales, silva de artículos espigados y prologados por César Antonio Molina sobre otros recorridos, y etapas, y sendas. Merlín, diablos voladores, San Barandán, ciudades sumergidas. Una página, qué digo una página, un espacio en blanco de Cunqueiro vale más que todo Dan Brown y cincuenta como él juntos. No hablo de calidad o de prestigio; me limito a constatar el placer que nos depara.