lunes, 7 de abril de 2008

Charlton Heston y España


Como a estas alturas conocerá cualquiera que lea esta apresurada nota, Charlton Heston ha muerto, y los periódicos rebosan de obituarios. Por lo que respecta a España, nadie ignora que el gran actor norteamericano encarnó a Rodrigo Díaz de Vivar en la película El Cid. El diario de hoy traía una foto del rodaje, en la que el actor, con un halcón en un intermedio entre las escenas, aparece acompañado de un jovencísimo Félix Rodríguez de la Fuente y nada menos que ¡Don Ramón Menéndez Pidal! Pero también está El señor de la guerra, cuyo punto de coincidencia con El Cid no es sólo el tema medieval, sino, repito, la vinculación con España. Y es que esta película de Franklin Schaffner (1965) desencadenó el gran ciclo poético Bronwyn, de Juan Eduardo Cirlot, uno de nuestros poetas más singulares del siglo XX.

Allí, Heston es Chrysagón, un señor medieval que abre la puerta a los símbolos y los arquetipos. A los versos por cientos, proteicos y enfebrecidos. No ha muerto el que fuera presidente de la Asociación Nacional del Rifle, sino el que empuñó la espada de versos como: "Este sonido triste que solloza / es mi espada románica que piensa. // Mi corazón oscuro la acompaña".

3 comentarios:

Don Cogito dijo...

Siempre aprendo algo cuando entro en esta página.

Intentaré encontrar la película.

Muchas gracias

Joaquín

Antonio Rivero Taravillo dijo...

La película es magnífica, Joaquín, y Bronwyn/Rosemary Forsyth para pegarse chocazos de guapa que está. De mágica y primordial espeluznante. Pero no dejes de leer, si no lo has hecho aún, el ciclo Bronwyn, que está editado completo en Siruela e incluye apéndices y ensayos de Cirlot sobre el simbolismo de la película.

Don Cogito dijo...

Tomo nota!!!!