viernes, 11 de abril de 2008

Vías muertas



Deberían estar prohibidos -hoy me he levantado ordenancista- los blogs a los que se llega y, como vías muertas, no facilitan el paso a otros blogs, a otras páginas. Tienen vocación de colofón, de epitafio incluso, autosuficiente. De finis terrae. Abrid las ventanas, amigos. Que corra el aire.

2 comentarios:

Antonio Serrano dijo...

Así llego yo al tuyo, colándome por varias ventanas abiertas (o de blogoca en blogoca, como ya ha escrito alguien). Saludos de un recién llegado que también propicia la corriente desde sus Silenos. Volveré a menudo.

Gonzalo («Darabuc») dijo...

La vanidad de los escritores puede ser un pozo: ya has llegado a mí, ¿qué más quieres? Por suerte, para salir siempre nos queda el impulso de la risa...

Un saludo cordial,

Gonzalo