jueves, 15 de mayo de 2008

El Bloomsday

Not there, but here


Dentro de un mes, las calles de Dublín se llenarán de espantapájaros disfrazados al estilo de 1904, año en que se desarrolla una novela a la que, sobre cualquier otro adjetivo, le cuadra el de de divertida. Sin papanatismos de ningún tipo: si no te gusta Ulises para darte el atracón de leerlo entero, "tapea", cata los estilos de sus capítulos. Y si estás en Dublín, tómate una pinta a mi salud.

2 comentarios:

Mery dijo...

Hace unos años estuve en Dublín y me encantó el trato de sus gentes en los pubs, en las tiendas.
Las pintas de Guiness me daban fuerzas para estar avispada en el curso, cosa insospechada, dada mi poca capacidad alcohólica.
Muy buenos recuerdos de esa ciudad, si.

Albe dijo...

El Ulises es para leerlo de un tirón,creo...
Yo al menos no pude dejarlo hasta el final!...
pero yo soy un poco bestia,lo admito