domingo, 4 de mayo de 2008

José María Bernáldez



En acto de servicio a la literatura, después de presentar un título en la Feria del Libro de Sevilla y a esa hora ambigua de la medianoche, no sé si el sábado u oficialmente ya el domingo, José María Bernáldez, maestro de periodistas culturales, ha muerto en Sevilla al lado de su mujer, Teresa, víctima de un ataque al corazón. Su larga trayectoria, que le hizo compartir tertulia con González Ruano o Cela, le vio colaborar con diferentes cabeceras (fue director de El Socialista), y en los últimos años dirigía el programa Al Sur, de la Radiotelevisión Andaluza. Al dolor general por su muerte se añade en mí el pesar, intransferible y propio, por no haber frecuentado más su sabiduría y su amenísima conversación, y por un malentendido, del cual ninguno de los dos fuimos culpable, que le hizo pensar que poco menos que lo ninguneaba cuando, tras ser expulsado yo en una intriga que podría llamar shakespeareana de la dirección de Casa del Libro de Sevilla y de la revista Mercurio creyó, al no responder a sus mensajes desde una dirección a la que, ay, ya no tenía acceso, que quería uno excluir sus reseñas de la revista. Luego, aquello, si no se aclaró, al menos José María lo olvidó y no me guardó rencor: volvió a saludarme efusivamente hace ya algunos meses, y me cabe el triste honor de haber sido entrevistado para el último programa que dirigiera, justo la víspera de su fallecimiento. Utilizo el indicativo porque eso es lo que cumple a tan excelente persona, y porque no me cabe duda de que así ha de ser: Descansa en paz.

6 comentarios:

Albe dijo...

Perplejo me hallo.

Este laberinto de la vida siempre tiene una salida secreta en el momento que menos lo esperas...

Pues eso,descanse en paz.

PD:Antonio,La casa del Libro ya no es la misma.Es un supermercado....
:(
Ya no tengo ganas de quedarme (horas,tú lo sabes bién)mirando aquellas portadas,scudriándo esas páginas de magia.
De todos modos,solo deseo buenas cosas para los que siguen trabajando en ella,ya que puedo llamarme amigo de algunos.

Un saludo!

Rafael G. Organvídez dijo...

Lamento mucho su muerte.
Nunca conocí personalmente a José María, pero alguna vez hablé con él por teléfono y, desde tu marcha de la librería, cruzamos algunos correos,pues desde entonces me convertí en el destinatario de sus peticiones. Los últimos libros que le enviamos fueron "La manía", de Trapiello y "En España con F.G.L.", de Carlos Morla Lynch.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Sí, recuerdo los pedidos de libros que hacía, cinco o seis de una tacada. Era un gran lector. Estos dos últimos que dices, Rafael, tendrán juntos cerca de las 1.500 páginas. Los que mejor lo conocían destacan su capacidad de lectura y su prodigiosa memoria.

TOMÁS dijo...

Bernáldez tenía la virtud de analizar lo presente con la propedéutica del futuro. Una lástima, me uno a tus palabras. Fíjate, Antonio, la última vez que escribí fue para referirme a "La Manía", de Trapiello; justo las páginas que levieron perecer.
http://tropicodelamancha.blogspot.com

TOMÁS dijo...

Se me olvidó decirte que he dejado un enlace en mi bitácora, para que puedan probar la nieve en el fuego.
saludos. http://tropicodelamancha.blogspot.com

Glauca dijo...

Ha sido un placer descubrir su blog.

El acto de ayer tarde en "la pérgola" de la
Feria del Libro fue muy emotivo.

Descanse en paz.