lunes, 23 de junio de 2008

Aromas del Japón


Tres tankas (forma que aprendí en Borges, no directamente de la poesía japonesa) correspondientes a mi primera entrega poética, la plaquette Bajo otra luz, de 1989.



TANKAS

Cíclope hermoso,
la noche nos observa,
su ojo amarillo
que nos sigue hasta el beso.
Constelación de dientes.

*

Borran tus labios
los astros, los sumergen
en sed de luna.
En la boca del lobo
somos uno y aullamos.

*

Sin una estrella
fatigamos los campos.
Paso inseguro.
Nos hace tropezar
el amor, no el terreno.

2 comentarios:

Ombusía dijo...

Muy bellos los Tankas. La verdad es que no conozco casi nada esta estrofa. El otro día leí unos en el libro "Caldo de piedra" de José Luis Parra, pero no me convencieron (como poemas; sin saber la técnica). Desde luego estos tuyos sí me han convencido. El que más me gusta es el último, pero es difícil quedarse con uno sólo. Afortunadamente, podemos leer, aquí, los tres. Gracias.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pues gracias a ti. Tankas no tengo más, pero pronto daré aquí algunos haikus. Un saludo