lunes, 2 de junio de 2008

Cuarentena

Comienza aquí una serie de cuarenta textillos en prosa anteriores a que se pusiera de moda la palabra microrrelato. Los escribí hacia 1991.


1

Una muchacha viene caminando desde un bosque sobrevolado por mirlos. Sus pasos son lentos, contrastando con los agitados movimientos de los pájaros, que en parte la siguen y en parte continúan sobre los árboles. El vestido blanco y vaporoso deja adivinar su forma aun en la distancia, el vello del pubis se vislumbra, así como los pechos y las rodillas. De repente, tras un grito desesperado y agudísimo, los mirlos lanzan sus picos sobre ella. Mil puntas naranjas se clavan en ella rompiendo el vestido y hendiendo la tierra. De ella mana una sangre negra, un chorro que salpica una nube. Del suelo corre un hilo que forma un charco en una hondonada. Los mirlos bajan a beber con sus cabezas también rotas y que ahora son emplumados agujeros. La muchacha abre sus alas y desaparece en las alturas.

4 comentarios:

Fernando Valls dijo...

Me parece muy juanramonianos. Como sabes, JRJ publicó numerosos textos narrativos breves. Pronto, tras el verano, aparecerá la antología que Teresa Gómez Trueba ha preparado para Menoscuarto.

babel dijo...

... Caray!

No me atrevo yo a citar semejanzas, pero te aseguro que tienes mi lectura.

Un saludo!

Antonio Rivero Taravillo dijo...

En este caso, Fernando, las comparaciones no son odiosas. Supongo que a lo largo de la serie se irán viendo parentescos con otros autores.En general, como se deduce del "Caray!"de Babel, predomina un tono desasosegante. Se verá también que hay mucho de transformaciones. De metamorfosis.

José María JURADO dijo...

A mi ha parecido muy prerrafaelita.

¡O sea muy bueno!