domingo, 8 de junio de 2008

Vencejos


VENCEJOS

Como en un cucurucho
rebosante de pipas,
al pie de la cornisa
los eternos vencejos.
Conjugan un idioma
más antiguo que el griego
y han nacido hace días.
De guardia en la garita
velan por que el milagro
jamás nos abandone.
Brujos son; sortilegio
es que nos vuelvan niños,
y más que hagan su nido
en nuestro asombro.

1 comentario:

Mery dijo...

Mis veranos en campos segovianos llevan mucho de tu poema de hoy.

Su incansable parloteo al atardecer se me hace siempre imprescindible. De qué pequeñas cosas vamos hilando nuestra felicidad.