sábado, 26 de julio de 2008

Cuarentena (27)

27

Una jauría corre tras un corzo, varios hombres armados van tras la jauría, y la muerte persigue a todos por igual. El corzo caerá por un barranco, y antes de que se dé cuenta se estrellará contra las piedras de un cauce seco. Los perros morirán de hambre y sed en el desierto al que llegarán extraviados esa noche. Los cazadores expirarán unas semanas después, víctimas de unas fiebres contraídas al beber el agua que les indicó un ermitaño.
El agua bendita no es el agua del río. Los cazadores son cinco; y la muerte, una. El más viejo de los perros se llama Sangre.

7 comentarios:

Irene dijo...

"Los perros morirán(...) El más viejo de los perros se "llama" Sangre."

Verbo en presente: ¿aún vive Sangre?

Esta nueva metáfora me ha hecho pensar desde ayer que lo leí por primera vez...

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Hola, Irene. Creo que la respuesta es ésta: Sangre vive en el momento en que habla el narrador. Lo que sucede es que "los perros morirán..." no es tanto parte de la acción como un vaticinio. Muchas veces he pensado en escribir un relato utilizando sólo el tiempo futuro, de modo que todos los detalles y acciones se prevean, lo que puede crear a la vez inmediatez y distancia. Pero, como el resto de textos de Cuarentena me gusta que este cuento sea abierto a diferentes interpretaciones. Y sí, organizaremos una tertulia en la que me quedaré asombrado, estoy seguro, de las posibles lecturas complementarias y enriquecedoras. Besos.

Albe dijo...

Me ha encantado. Como todos.
Saludos amigo, que ultimamente he estado ocupado en desagradables menesteres...aunque con final feliz, afortunadamente.
Ya sabes a qué me refiero.
Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Albe, qué alegría verte de nuevo por aquí, amigo. Me alegro de que, por lo me dices, todo fuera bien. Por bluetooth o WIFI, te envío con un fuerte abrazo mis mejores vibraciones para la recuperacion completa.

Albe dijo...

Todo bien, amigo.
Y ten por algo seguro que tus escritos me han acompañado en esta senda, más tenebrosa a veces de lo que hubiese deseado.

Irene dijo...

Antonio, gracias por la explicación. Aunque mi pregunta era más bien retórica o, simplemente, formaba parte de esa "reflexión", esos pensamientos a los que tu cuento me había llevado. Pero sí, hay muchas lecturas, tantas como lectores (lo aprendimos en la universidad, jeje), especialmente de la buena literatura. Un abrazo

Anónimo dijo...

Vaya... estilo Jack London mezclado con el amigo Bukowski o como se escriba.

Sindarin sindarin ¿ quién eres tú en realidad???
K.