lunes, 14 de julio de 2008

Una nota sobre el idioma





AMÉRICA

Una vez hace, ya varios lustros, cuando un periódico realizaba una encuesta entre los escritores españoles con objeto de hacer una lista con las veinte palabras más hermosas de nuestra lengua, Ernesto Giménez Caballero, tan genial a veces como extravagante, respondió no con voces como azahar, madre, libélula, patrocinadas por otros de los participantes, sino con los nombres de las naciones hispanoamericanas, nuestras hermanas en la lengua. Y en verdad que es bella y evocadora la nómina: Nicaragua, Cuba, Guatemala, Uruguay...
El idioma español es un tesoro, en su doble sentido de acopio de riquezas y como “nombre dado por sus autores a ciertos diccionarios, catálogos o antologías”, cual establece en su cuarta acepción el Diccionario de la Real Academia Española. Un libro vivo, acrecentado de continuo por sus hablantes. Un tesoro que es cada día más universal y trasciende las fronteras de los países que declaraba Giménez Caballero en esa aduana de vocablos de lujo.

4 comentarios:

TOMÁS dijo...

Con todo, menos con equilibrar la figura de Giménez Caballero y establecerlo de ejemplo.
Saludos
http://tropicodelamancha.blogspot.com

Alfaraz dijo...

Magnífico Gimenez Caballero, ejemplo de superlativos y modelo de histriones.
Frente al discurso dominante: genio de España.

Enhorabuena por su Blog que seguiré desde ahora.

.

Mery dijo...

Magnífica respuesta la de Giménez Caballero. A pocos se les hubiera ocurrido algo tan sencillo como evidente.
Un abrazo

José María JURADO dijo...

¿Y anda que no son hermosas Cataluña, Valencia, Galicia, Andalucía...?