miércoles, 27 de agosto de 2008

Otras casas de Cernuda (I)



Además de en la casa natal de la calle Acetres, en Sevilla, o la del Aire, en la misma ciudad, Cernuda vivió bajo diferentes techos hasta morir una mañana temprano en casa de Concha Méndez, en la ciudad de México. De mi reciente viaje norteamericano me he traído algunas fotos (hechas con mejor mano que la mía por Teresa Merino) que dan testimonio de sucesivas etapas de su exilio.

Peterson Lodge, el pabellón universitario de Mount Holyoke College, en Massachusetts, donde vivió de septiembre de 1947 a 1952, ya no existe. Venga en su lugar Skinner Hall, donde el poeta tenía su despacho.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Antonio; pemiteme que te haga una pequeña consideración,lo he leido otras veces, no es la Calle (del) Aire, sino la Calle Aire. Creo que todo viene de un lapsus inconsciente debido al nombre de la revista que fundó A. Linares, que sí se llamaba Calle del Aire.
Un Abrazo y felicidades por el blog

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Agradezco mucho el comentario. Ya he ido anotando otras observaciones en mi ejemplar de la biografía. Con lo del nombre de la calle, dudé, así como sobre las mayúsculas de los títulos de los poemarios de Cernuda. Sobre esto segundo me sacó de dudas que el poeta en sus cartas escribe Perfil del aire (con minúscula "aire"), y así lo he mantenido en mi libro. En cuanto al nombre de la calle de su último domicilio sevillano también tuve mis dudas. Pero me sacaron de ellas JRJ, Salinas y Romero Murube, que escriben "calle del Aire" (con o sin mayúsculas, pero con artículo). La cita de JRJ aparece en la pág. 101, la de Salinas en la p. 93, y la de Romero Murube en la 101 de la biografía. No creo haber cometido errores de transcripción, en cualquier caso en elas notas se ueden hallar las referencias. Aunque el rótulo rece escuetamente "Aire", creo que es el mismo caso que el del Callejón del agua, cuyos azulejos se limitan a rezar "Agua". Romero, además de buen conocedor de Cernuda, vivió toda su vida en Sevilla: creo que en este caso es autoridad suficiente. Bien es verdad que otros estudiosos de Cernuda (pienso ahora en Julio Manuel de la Rosa o Valender) hablan de "calle Aire", como diría cualquier sevillano de hoy. Gracias de nuevo por la lectura atenta y por el comentario. Un cordial saludo.

Á. V. dijo...

Tampoco para eso tenía mal gusto nuestro poeta, como muy bien documentas, por cierto, en tu magnífica biografía de Cernuda. No veo el momento de leer la segunda entrega. Enhorabuena y saludos, Álvaro Valverde

Jose Luis Garrido dijo...

Estimado Antonio, disculpa que saliera mi comentario como anónimo, problemas informáticos.
Aunque no tiene mayor importancia, yo creo que la referencia clara es la vox populi, cualquier sevillano de mas de cuarenta años,como tu bien dices, te la nombrarán como Calle Aire, aparte de estar así rotulada y venir así en los callejeros históricos, creo que los demás son errores. Lo del Callejón del Agua, en efecto, aunque no esté así rotulada, la gente siempre ha utilizado el artículo. La Calle Pozo o Parra, no le llama la gente calle del pozo o Calle de la Parra. Por eso te digo que teniendo de base el callejero historico y el uso popular no debe haber lugar a dudas. Por otra parte, también es curioso que el mismo Cernuda cometiese un error en su correspondencia corrigéndole a su interlocutor sobre el nombre de la Calle Acetres, manifestando que su nombre correcto es Acetre,sin s. Un Abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Cómo me alegro de que te haya gustado el primer tomo de la biografía, Álvaro. Eso me obliga, más si cabe, a exigirme un segundo tomo a la altura no ya del primero, sino de sus lectores. Acabo de regresar de los EEUU, e iré colgando fotos del resto de casas relacionadas con Cernuda. Por cierto, en tu estupendo blog, que visito con frecuencia, decías que Luis Alberto ha hablado de mi libro ¿Podrías decirme dónde, por favor? No tengo esa referencia.

Un abrazo, Antonio

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias, José Luis. Está claro que hoy todos decimos Aire. Mantuve calle del Aire por no contradecir a los autores que citaba. En cuanto al propio Cernuda, no recuerdo que nunca mencionara la calle, porque, como sabes, viviendo él en ella ésta se llamaba Conde de Benomar. Un abrazo.

Á. V. dijo...

Antonio, Luis Alberto de Cuenca ha publicado una reseña bastante extensa (y elogiosa) de tu libro en el último número de Cuadernos Hispanoamericanos. Saludos.