jueves, 25 de septiembre de 2008

Monedas

Hacía algún tiempo que no dejaba aquí ningún poema propio. Éste es el más reciente:


MONEDAS

Moneditas del alma
(Antonio Machado)

Caen del bolsillo,
y antes de que se mezclen con las otras
examino su níquel y su cobre:
los quarters y los dimes y tantos pennies
con rostros de lejanos presidentes
y el Memorial de Lincoln, que nos dio
refugio un mediodía caluroso.

Esta nos la dieron con la vuelta
de ese bar en que tomamos sidra en Boston;
ésta es de la comida en un museo
que atesora ya la memoria;
ésta emerge brillante de la niebla
que rompen los tranvías de San Francisco;
y también está, sucia y triste,
aquella que negué a una mendiga
en la boca del metro, en Nueva York,
y esa otra, que fue oro viejo en la mesa
de un atardecer frente al Pacífico.

Poseen más valor que el que declaran.
E PLURIBUS UNUM: monedas
de un viaje que hicimos de la mano,
desde el Este al Oeste, cruz y cara,
unidos, como dice en su inscripción
este metal que ahora tintinea.

2 comentarios:

Juan Manuel Macías dijo...

Qué bien trazado el símbolo de las monedas para la memoria íntima frente a la colectiva, a la altura del lema de Machado. Es un magnífico poema, Antonio. Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Cualquier opinión favorable anima, y la de un excelente poeta -tú lo eres- obliga, exige. ¡Qué peso!Gracias, Juan Manuel. Tu último poema publicado tampoco es manco. Saludos