viernes, 19 de septiembre de 2008

Poemas de Anthony Thwaite (I)


Anthony Thwaite (Chester, 1930) es un destacado poeta inglés, autor de una extensa obra. Hace años traduje estos poemas suyos para una lectura que dio en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla. Recupero ahora esos textos:


LECCIÓN

En los grandes corrales, donde cerdos, vacas y ovejas
se agolpan hacia el firme punzón que martillea
dejando sin sentido de un golpe a los cuerpos,
algunos viejos animales son amaestrados para guiar a los otros
y, donde ellos van, van mansamente los jóvenes .

Semana tras semana estos veteranos muestran el camino;
después, dando la vuelta a tiempo, también ellos son guiados
de nuevo a los rediles donde los novatos aguardan.
Los jóvenes deben empollarlo todo en un día,
pero los viejos que guían siguen viviendo y educan.

4 comentarios:

Alfredo dijo...

Antonio, es hermoso, e instructivo, este poema. Esperamos el siguiente.

Un saludo

Alejandro Lérida dijo...

Tienes a todas luces (y a todas sombras) una bitácora exquisita y necesaria para quienes solo desean empaparse de cultura y de palabras bellísimas.
Pues eso. Me serían de gran auxilio tus palabras para poner en pie las mías, ya que lleva mi voz tatuado el silencio, o eso parece ser. Pásate, si quieres, por mi blog, mi "paso de peatones", y deja allí si quieres una muestra de tu cercana lucidez (eres como escribes, huelga decirlo), tan estimada por el que te lee.
Sin más, este saludo de puntos suspensivos capaz, ya digo, de incendiar la nieve.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Se agradecen vuestras palabras, Alfredo, Alejandro. De Thwaite publicaré tres poemas más en los próximos días. Y descuida, Alejandro, que cruzaré tu paso de peatones. Espero que por donde vives respeten las señales.

Alejandro Lérida dijo...

"La poesía es la que camina, la que elige su camino y la fortuna de un poeta o aprendiz de discípulo de un poeta, que es lo que somos casi todos, consiste en acompañar a la trayectoria de la poesía donde ella va". Palabras del poeta Félix Grande.
Pues eso. La poesía -desconozco el porqué- me ha llevado hasta ti.
Gracias.

Y un abrazo capaz por un momento
de desplazar el eje del planeta.