miércoles, 15 de octubre de 2008

Écija y Lebrija

Se está uno semanas enteras sin salir de su casa y de repente le invitan a tres cosas el mismo día. La tercera, una actividad en la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla, no podrá ser, porque ya me había comprometido a las otras dos: una por la mañana y otra por la tarde en dos localidades sevillanas que confundía de niño.
El viernes 24 de octubre a las 12 h. leeré una muestra de mi poesía en la Biblioteca Pública Municipal de Écija, en la Plaza de Santa María, 4. Me piden que dedique unos minutos a hablar de Juan Ramón Jiménez; nada más justo: de Juan Ramón era el poema que, a modo de imitación y juego, para emular lo que me parecía una simpleza, me metió el veneno de la poesía. Era "Canción de invierno", que comienza así: "Cantan. Cantan. / ¿Dónde cantan los pájaros que cantan?"
Por la tarde, el acto será en Lebrija, cuyo Ayuntamiento ha organizado una mesa redonda sobre Luis Cernuda, en la que participaremos bajo la moderación de Jacobo Cortines Luis Antonio de Villena, Luis Muñoz y el recién llegado de Écija. Supongo que además de algunas ideas sobre la personalidad de Cernuda comunicaré algunos descubrimientos que he hecho sobre su estancia inglesa, que lo relacionan con Pedro Garfias (que vivió en Écija...)
Espero no tener una regresión a la infancia y, víctima de "donde habite el olvido" y el Alzheimer, presentarme por la mañana en Lebrija y por la arde en Écija...


(Ya escrito esto, me dicen que el acto de Lebrija se pospone hasta noviembre. Iré pues por la tarde la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla. ¡Qué jaleo!)

13 comentarios:

marisa dijo...

Cernuda es uno de mis POETAS, de esos que marcan la educación literaria y sentimental. ¡ Me encantaría vivir por allí y acudir a escucharte!
Me gustaría que,como especialista y estudioso de Cernuda, leyeras mi humilde aportación a su figura
en este enlace
"http://enredandopalabras.es/blog/enredandopalabras/2008/09/19/cernuda-y-la-dialectica-de-los-contrarios/"(no es un riguroso estudio filológico, sólo una experiencia literaria personal para acercarlo a mis alumnos de bachillerato)
Espero que los asistentes disfruten de ambos eventos, porque tanto tus poemas como el análisis de Cernuda son un buen motivo para hacerlo.Un abrazo.

Bernardo Rivero dijo...

No hay mal que por bien no venga, Antonio (eso dicen). Así puedes acudir a los tres sitios y eludir la confusión (menos mal que Torija no está en Sevilla...).
Estaremos al tanto. suerte.

TOMÁS dijo...

Mantednos informados, Antonio, trabajo en un Instituo en Lebrija.
Saludos.
http://tropicodelamancha.blogspot.com

sergio astorga dijo...

Antonio, si me permites la intromisión, podrías, si quieres, si las tardes nacaradas te motivan, contar un poco lo que vas a decir de Juan Ramón.
Gracias, que las tardes podrán ser violetas.
Sergio Astorga

Antonio Serrano Cueto dijo...

Pájaros y cantos. Por culpa de J.R.J. ya siempre asocio el canto de los pájaros a lo efímero de la vida: "Y yo me iré, y seguirán los pájaros cantando..."
Que como vate inspirado "cantes" bien tus versos en Écija. ¿O era en Lebrija?
Un abrazo.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Me sumo a la petición de Tomás: mantennos informados, porque esa mesa redonda promete.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Descuidad, que avisaré de la nueva fecha de la mesa redonda sobre Cernuda. Lo que diré de Juan Ramón, Sergio, será breve (no sobrepasará los quince minutos), y me centraré en cómo afectó a la sensibilidad de un joven lector que a partir de ese momento empezó también él a escribir poesía. Ordenaré mis ideas y dejaré aquí (en entrada nueva) lo dicho. Gracias a todos por vuestro interés.

TOMÁS dijo...

Sí, mejor "mantennos" (se coló una "d").Salud.

manuel g. dijo...

Antonio, ¿la ley de Murphy no la inventaron ya los celtas?.

Yo soy un acérrimo “creyente” de esta ley -que seguro no la inventó este inglés o americano que la ha hecho famosa-; quizás ya la detectaron los germanos paganos con su ragnarok, que viene a traducirse en "todo acabará mal". Quizás nosotros seamos más herederos del fatalismo árabe.

Bueno, el caso es que lo que te ha sucedido me parece que es ley:

Yo esperaba ya muchas semanas que me llamaran para un trabajo, pero decidí irme de vacaciones, ya que no me iba a pasar si no todo el verano esperando. Justo pasada la frontera de Portugal, recibo la llamada. Pero ya en Portugal la conexión era difícil. Todo se encadenó, y ya no pude contactar en 10 días. Adiós trabajo. Tenían que llamarme justo cuando cruzaba la frontera por la autopista.

Es sólo un ejemplo, de muchos.

Sabiéndolo, yo ya me rijo por una norma: “si quieres que te llamen, vete de viaje. La fatalidad no podrá resistirse para joderte el viaje, según la maximización del daño”; pero al menos, te llamarán. Si te quedas en casa esperando algo y privándote de lo demás, según la misma ley, no te llamarán.

Se trata como ves, de engañar a esa ley fatal, para salir beneficiado....jejeje

Lola dijo...

Mis alumnos y yo te esperamos en Écija, pues hemos sido invitados a ese encuentro.
Llevaré a alumnos que ya sienten el cosquilleo de la poesía y te empiezan a conocer.
No te olvides, ni confundas: te esperamos en Écija el 24 a las 12 h. con los brazos abiertos y expectantes.
Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Esa fatalidad, Manuel, tiene efectivamente mucho de celta. Y si me apuras, de galesa, que es la más pesimista de todas las d e a familia. Su gran poema épico, Y Gododdin, es una larga elegía a los trescientos guerreros que fueron a morir a Catraeth, una especie de proto-La carga de la Brigada Ligera. Espero que, en Portugal o España, encuentres pronto el puesto de trabajo que mereces. Y gracias, Lola, por tu anunciada hospitalidad. Uno hará lo que pueda. ¡No compréis muchos tomates para tirarme, que ahora con la inflación que tenemos están por las nubes! Hasta el 24 entonces. Un muy cordial saludo.

manuel g. dijo...

Hablando de galeses. Hasta los mitos artúricos son pesimistas, bajo la superficie cristiana. Todo acaba más que mal. Se coló un sentido pagano.

A su vez tenemos la tragedia griega y los mitos griegos...Todo hace pensar que el optimismo, el final feliz, es algo cristiano. Aunque por otro lado, los imperios triunfantes (ya antes el romano) también suelen pergueñar un sentido eufórico y optimista de las cosas.

Me he acordado de una entrevista que leí a un irlandés, ya no recuerdo a quien. Decía algo así: “Si eres irlandés sabes que tarde o temprano el mundo te romperá el corazón”. ¿no es ese sentimiento herencia pagana? ¿o son sólo las circunstancias históricas?

La opresión inglesa, la emigración, la hambruna.... hace a la historia de Irlanda corresponder con su fatalismo antiguo. A pesar de siglos de cristianismo.

Es más fácil para pueblos como ingleses, franceses o americanos, que ha dominado el mundo, darle sentido positivo a las cosas, que para pueblos pequeños y machacados.

Gracias Antonio. A ver si engañamos a la fatalidad....jejeje

manuel g. dijo...

También habría que hablar del fatalismo andaluz.

Por cierto. Es muy interesante nuestro Cernuda a este respecto, también preñado de un extraño fatalismo, y paganismo, que como biógrafo debes conocer mejor que nadie.