domingo, 19 de octubre de 2008

De un cuaderno bretón (XII)




Geoffrey Hill, poeta inglés contemporáneo, ha escrito un hermoso poema en el que da voz al viejo hechicero que como otros personajes de la literatura céltica, tan propensa a la elegía, ha sobrevivido a sus camaradas. Esa nostalgia por los tiempos idos, ese acariciar en la memoria la juventud, la lozanía, el ímpetu, los ideales, está también presente (a Hill le llega el eco de esa triste romanza) en los héroes fenianos cuando ya nada queda de sus mesnadas, particularmente en esa maravilla que es el texto irlandés Acallamh na senórach, el coloquio de los ancianos, en el que hay mucho de Villon y prefiguración de sus nieves de antaño. Copio aquí el poema sobre Merlín que hizo Hill en la traducción de mi amigo Jordi Doce, gran conocedor de las letras inglesas:

MERLÍN

Reclaman mi atención los innúmeros muertos,
pues ellos son la cáscara de una rica simiente.
Si ahora se congregaran para obtener sustento,
rebasarían una manta invasora de langostas.

Arturo, Elena, Mordred: ya todos han partido
a las entretejidas galerías de hueso.
Junto a los largos túmulos de Logres se hacen uno,
y en su ciudad se yergue la espiga coronada.




En la Inglaterra victoriana, Sir Alred Tennyson, que cruzó cartas con Renan, escribiría cientos de páginas de tema artúrico que hunden su raíz en el abonado suelo de Sir Thomas Malory, pero cuyas flores ya poseen otro aroma, más al gusto de la época, podadas sus ramas de una sensualidad inconveniente. Uno ha traducido una antología del Poeta Laureado, en la que incluyó la célebre composición feérica de “La Dama de Shalott”, más otra dedicada a Lanzarote y la reina Ginebra, amén de ese prólogo lúgubre a los Idilios del Rey que es “Morte d’Arthur”. Porque ya las páginas del libro habían adquirido cierta extensión, quedó fuera “Merlín y el destello”, tan etéreo, vago, espiritual.

4 comentarios:

marisa dijo...

La materia artúrica es siempre fuente de inspiración ¡Cuánta belleza guardan esas mágicas historias de druidas y caballeros envueltos en las nieblas de Avalon!
Siempre me han entusiasmado aquellos héroes a caballo entre la espada celta forjada por los antiguos pueblos, y la cruz cristiana que anunciaba la llegada de una nueva era. Merlín, el último druida, el último superviviente de un mundo condenado al olvido, fue siempre mi personaje preferido.
Hoy tu entrada me ha llevado a los lejanos años de mi doctorado medieval abandonado,( a medias... como tanta cosas).Gracias porque he pasado un momento mágico leyendo tu entrada.
Brindemos por los bardos, los druidas, las damas del lago dormidas para siempre, y la buena literatura, que es eterna.

manuel g. dijo...

Hubo un tiempo en que el ciclo artúrico me aburría, por demasiado adulcorado, pero hoy me parece que contiene mitos apasionantes, y depositario de toda la cultura céltica, bajo el prisma de los nuevos tiempos.

Todo ello digno de estudio.

Merlín, es un personaje tan fascinante (como Morgana, como Lanzarote (modelo de superhéroe, pero trágico)etc... que requeriría una actualización moderna bajo nuevos prismas. Imagináos un Merlín en la política moderna, a la sombra del lider inepto de algún partido político.

Para mi, Merlín podría ser perfectamente Rubalcaba.

Y en Andalucía, Gaspar Zarrias...jejeje

Juan Manuel Macías dijo...

Entrada sumamente interesante. Qué bien traído, además, el benemérito Geoffrey Hill de Jordi Doce, y qué bien re-traído también esos destellos de Tennyson que quedaron fuera de tu edición de Pre-Textos, todo un regalo. Muchas gracias. Ando ahora (como siempre) bastante despistado en temas artúricos, soy un mero aficionado, pero no sé cómo se encuentra el viejo litigio entre celtistas y medievalistas. Lo que sí me viene ahora a la cabeza, en revivals artúricos del siglo XX, es Charles Williams. Tengo cierto interés en saber qué opinas de este poeta. Un abrazo fuerte.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Lo del viejo litigio del que hablas, Juan Manuel, requeriría varias páginas. Aquí sólo puedo decir que los prejuicios de los romanistas (su etnocentrismo y/o linguocentrismo, perdón por el palabro) están hoy de capa caída, y que no se puede imaginar a Chrétien de Troyes, a Béroul y toda la peña sin los antecedentes célticos. Ahora bien, hubo interacción. Contaré algunas cosas de eso próximamente en el blog. A Williams no lo he leído, pero sí he trabajado la poesía de Taliesin (la verdadera atribuible al siglo VI en la edición de Sir Ifor Williams). El Taliesin through Logres de Williams debe de estar muy bien, pero es una recreación que poco tendrá que ver con los poemas toscos primitivos.