jueves, 4 de diciembre de 2008

EL TIMBRE


El timbre está sonando: alguien que llama

a la puerta de casa de mis padres

(la hija de los nuevos propietarios,

la vecina de arriba, el panadero...).


El timbre está sonando, pero dentro

los muebles son distintos, y las lámparas.

Mis hermanos y yo no lo oímos,

jugando en el balcón hoy más remoto.


El timbre está sonando. A la mirilla

no acuden nuestros ojos. Un extraño

corre por el pasillo hasta la puerta

a abrir al otro extraño que ha llamado.


El timbre está sonando. Reverbera

en esta habitación a tres kilómetros

treinta años después. Alguien que llama

e ignora las mudanzas, las arrugas y grietas.


El timbre está sonando en esa puerta

que lleva a la salita de mi infancia.

Y mi padre no sabe, en su despacho,

que hoy tampoco he hecho los deberes.

7 comentarios:

marisa dijo...

Qué hermosa recreación a través de un sonido... Ese timbre que lleva a la infancia y reconstruye el espacio donde todo ocurría y sigue ocurriendo en la memoria, es todo un acierto . Precioso.

Jesús Beades dijo...

Qué acertada la repetición tímbrica, el juego de los dos extraños, y el final, en su polisemia, cálido y frío a la vez.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Me gusta este juego de planos temporales que convergen. La infancia es ya para nosotros eso: el timbre de puertas que no se cerraron del todo. Me gusta mucho, Antonio.
Un abrazo.

José María JURADO dijo...

Suena el timbre, pero la puerta ¡ay dolor! sólo se puede abrir en la memoria.

Muy eomocionante, Antonio.

ONDA dijo...

Estos días yo también pienso en mi infancia como decias somos los hijos de los niños que fuimos...

Habremos acertado en nuestras vidas?

Pablo Fergó dijo...

¡Por favor, que alguien abra la puerta de una vez! Ese niño que está escribiendo, que no se haga más el remolòn, por dios! Siempre me pregunto una cosa, si hablar de la niñez es señal de que has llegado a viejo, por qué los poetas siempre "andamos" en pañales, medio desnudos?

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias a vosotros por llamar también a esta puerta, siempre abierta.