miércoles, 7 de enero de 2009

Poemas de Llywarch Hen (I)


Aunque el rey Llywarch "El Viejo" perteneció al siglo VI y tuvo por contemporáneos a Urien de Rheged y al bardo Taliesin, estos poemas son en realidad del siglo IX. Las estrofas son englynion. Más sobre todo esto en Los siglos de la luz (editorial Berenice), donde sugiero que este ciclo de poemas está en el origen del tema del cuerno y el héroe del Cantar de Roldán (o como quiere Luis Alberto de Cuenca desde que tuvimos aquel infausto Director General de la Guardia Civil, Cantar de Rolando).
La versión es directa del galés (no es mérito mío, sino del joven que fui), y resultado además del cotejo de las ediciones y traducciones al inglés de Sir Ifor Williams, Patrick K. Ford y Jenny Rowlands.



POEMAS DE LLYWARCH HEN


–Antes de que encorvara, era un gran orador:
eran admiradas mis hazañas;
los hombres de Argoed siempre me apoyaban.

Antes de que encorvara, era osado.
Era bienvenido en las salas de libaciones
            de Powys, paraíso de galeses.

Antes de que encorvara, era brillante;
mi lanza era la primera en el combate.
Estoy gacho, estoy torpe, estoy enfermo.

Bastón de madera, es otoño.
Está rojo el helecho, amarillo el rastrojo;
he renunciado a lo que amo.

Bastón de madera, es invierno.
Parlotean los hombres mientras beben;
nadie visita mi cabecera.

Bastón de madera, es primavera.
Están pardos los cucos, es claro su canto.
No me ama una doncella.

Bastón de madera, es verano.
Está rojo el surco, crespos los brotes.
Me apena mirar tu pico.

Bastón de madera, firme rama,
sostén a un viejo anhelante:
Llywarch, el tenaz charlatán.

Bastón de madera, dura rama,
Dios, que ampara, me acogerá.
Fiel acompañas mis pasos.

Bastón de madera, sé amable;
sostenme mejor aún.
Yo soy Llywarch el locuaz.

La vejez se burla de mí
desde mi pelo a mis dientes
y el bulto que ama la juventud.

La vejez se burla de mí
desde mi pelo a mis dientes
y el bulto que aman las mujeres.

Viento borrascoso; blancura
en los tocones; ciervo bravío, loma pelada;
un viejo débil, lentos sus pasos.

Esta hoja, el viento la lleva.
¡Ay de su suerte!
Es vieja, y nació este año.

Lo que amé desde joven ahora odio:
doncella ligera y fogoso caballo
ya no encajan conmigo.

Las cuatro cosas que odié más
me han sobrevenido a un tiempo:
tos y vejez, enfermedad y tristeza.

Estoy viejo y solo, enfermo y frío;
mi techo era muy noble,
estoy abatido, totalmente encorvado.

Soy un viejo encorvado, un necio cascarrabias,
soy un estúpido, soy un huraño.
Los que me amaron no me aman ya.

No me aman las doncellas, nadie me visita,
no puedo salir a pasear.
¡Ah, muerte no tengo!

No tengo descanso ni alegrías,
muertos ya Llawr y Gwen;
estoy viejo e irritable, estoy viejo.

Miserable es la suerte de Llywarch
desde la noche que nació:
largas fatigas sin respiro.

12 comentarios:

Juan Manuel Macías dijo...

Un verdadero placer haber conocido en esta noche pelona de frío estepario en Madrid y alrededores al rey Llywarch. Y en tu espléndida versión. Me gusta el tono abrupto y delicado de estos versos. Supongo que el galés hablado será también así, pero, como ya te dije, todo eso se me pierde. Y sin embargo, qué bonita a la vista la escritura latina de esta lengua, con tantas "y" y tantas "w". Gracias (que no sé cómo se dicen en galés :-)

Olga B. dijo...

Desde el siglo IX, desde el galés y, sin embargo, qué tono a la vez mágico y cercano en ese lamento por la juventud irrecuperable. Odiar lo que se ama de joven, y soportar lo que más se odia: "Tos y vejez, enfermedad y tristeza". La tos como jinete de cada apocalipsis personal:-)
Un gusto leerlo.
Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias, Juan Manuel (que desde hace pocos días tienes rostro). Y gracias, Olga. Dentro de poco publicaremos aquí (esto de los reyes antiguos trae el plural mayestático) más estrofas del viejo Llywarch.

Sergio dijo...

Me ha sorprendido cómo se entrelazan la melancolía (primero), la ironía (con ese bulto que aman las mujeres) y, al final, la sátira feraz dirigida contra sí mismo, con total naturalidad, atravesada del tiempo y su reflexión ("Esta hoja, el viento la lleva. ¡Ay de su suerte! Es vieja, y nació este año."). No sé, es una pequeña impresión. Gracias por seguir descubriéndonos poesía de este nivel.

Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Bien visto, Sergio. Los sentimientos suelen venir mezclados, y la hondura no está reñida con la ironía. A esta poesía se la suele calificar, no sin razón, de elegíaca, pero no se trata sólo de lamentos, por más que la sensación de pérdida prevalezca.

radioblogueros dijo...

¡¡Hola!! Desde “La Radio de los Blogueros” nos encantará contar contigo. Te cuento: cada viernes de 19:05 a 20:00 (hora española), en Punto Radio Sevilla, emitimos un programa pionero en la radio difusión y dedicado, exclusivamente, al mundo del blog: tertulias blogueras, entrevistas, trucos para aplicar en nuestro blogs y, lo que más nos gusta, la lectura en directo de todos los comentarios que nos van llegando desde cualquier rincón del mundo.
¿Cómo escucharnos? Pinchando el logotipo de Punto de Radio en la página http://laradiodelosblogueros.blogspot.com. Escúchanos, escríbenos. Somos muchos y queremos ser muchos más.
Un saludo. Te damos la bienvenida y, sobre todo, no olvides decirnos desde qué lugar nos escribes.

sergio astorga dijo...

"Largas fatigas sin reposo" esplendida manera de encerrar una hazaña.
Buen año para traducir.
Sergio Astorga

Braenwyn dijo...

Hola, Antonio, nuevamente desde Guadalajara, México. Un placer leerte y gracias por seguir aportando tu granito de arena para que la literatura celta se lea en español.

Bexos y abraxos,

Braenwyn / Gaela

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Saludos, Breanwyn/ Gaela. Pronto, más del viejo Llywarch. Gracias por seguirme.

Anónimo dijo...

Hola Mld,

¿Qué significa exactamente que las estrofas son englynion?

¿Y eso de "sino del joven que fui"?

Aqui en Madrid todo está color polar, no se por vuestros lares.

Saludos

Kay :)

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Los englynion (plural de englyn, en galés) son unas estrofas de tres versos (a veces cuatro) utilizadas desde la poesía britónica altomedieval. Incluye versos de medida fija y rima. Se los ha vinculado con el haiku, tan distinto, por la brevedad y, en consecuencia, la condensación. Muchas veces adoptan, uno detrás de otro, la forma de una narración, como evidencia el más amplio repertorio Early Welsh Saga Englynion, de Jenny Rowlands. Como veo, Kay, que te gusta Tolkien y sus lenguajes, te copio la entrada sobre los englynion en la wikipedia galesa (como sabes, el autor de El señor de los anillos se valió del galés para idear sus lenguas): "Math arbennig o bennill sy'n unigryw i ddiwylliant Cymru a llenyddiaeth Gymraeg yw'r englyn. Mae ei wreiddiau'n hen gyda'r enghreifftiau cynharaf sydd ar glawr yn dyddio o tua'r 9fed ganrif. Y ffurf mwyaf poblogaidd ao lawer ers y 18fed ganrif yw'r englyn unodl union, ond ceir sawl math arall o englyn yn ogystal. Gall englyn sefyll ar ben ei hun fel cyfanwaith neu fod yn rhan o gyfres o englynion neu'n rhan o gerdd hir sy'n cynnwys mesur neu fesurau eraill." Más claro, agua.

Myriam dijo...

Es un placer leer el poema. Curiosamente me recordó, por el tono, el poema de Auden "Blues de la muralla Adriana", la añoranza por el tiempo mejor y en general esa tierna melancolía de lo imposible, que se advierte en Auden.