sábado, 17 de enero de 2009

Qué es un poema, según Charles Simic


"Para mí, un poema es un lugar en el que uno invita a entrar a alguien. Uno construye una casita, lo pone todo mono. Dentro, tiene... un cuadro en la pared, un sofá nuevo, cacharros de adorno y souvenirs, una suculenta comida puesta en la mesa , y uno abre la puerta y espera que alguien entre..."


Publicado en Poetry Review

Hasta aquí la cita, pero cuidado: no pongamos demasiada azúcar en el café del lector que nos visita. Y, además, ¿no es también cierto que la poesía de uno puede ser una cueva, muy lóbrega a veces, y no siempre hospitalaria, ni bonita? Siempre se quiere que entre alguien, es cierto. ¿Para invitarlo a comer o para devorarlo?

3 comentarios:

Mery dijo...

Muy acertado lo que objetas a la definición de C.Simic.
También puede darse el caso opuesto, que tu casa bien adornada y fresca sea invadida por un alma mezquina o grotesca.
¿Y si colgáramos en la poesía, como en la casa, "reservado el derecho de admisión"?

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pues tienes razón, Mery. De todas formas, tú aquí puedes entrar sin llamar. Un saludo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

No sé, no me acaba de convencer la metáfora de Simic. Yo más bien diría que un poeta es un cazador de estrellas. Cuesta muchísimo cazar una, porque la belleza está muy alta y muy inaccesible, pero cuando uno la caza, entonces lo digno es mostrarla porque la belleza se lo merece. Es cierto que los poetas tenemos un toque narcisista, pero creo que se debe a que nuestra pieza es ni más ni menos que una estrella. Un abrazo