miércoles, 14 de enero de 2009

Quién estuviera en Irlanda



Hace cuatro años escuché una canción BE-LLÍ-SI-MA en una emisora de radio irlandesa y, no sé cómo, di con la dirección de correo electrónico de su autora e intérprete, Maranna McCloskey. Le escribí simplemente para agradecerle esa joya, "Fraser Island". En aquel momento, Maranna no había grabado un solo álbum.
Y ahora, meses y meses después, me llega un mensaje cuyo tema es "RE: Delightful". Maranna responde a mi mensaje y mi entusiasmo y me anuncia que por fin ha grabado su disco (justamente titulado At Last) y que ha abierto su web y un espacio en myspace (donde se pueden oír tres de sus canciones). Me entero de que en los próximos días dará conciertos en varios sitios del Uslter: Armagh, Downpatrick, Dungiven, Coleraine...
Tiene la moza la belleza natural de las morenazas irlandesas, y su piel, tan blanca. Sin embargo, su verdaera belleza es de otra índole: su voz es feérica y yo diría, al escuchar sus canciones, que el poeta Spenser pensaba en ella, en el arpa de sus cuerdas vocales, cuando escribió su The Fairy Queene (que a su vez inspiró a otro que no componía mal, Henry Purcell...)
Si a alguien no le gusta esta música, que vaya al otorrino o se cure el alma.

5 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Pues sí, quién estuviera en Irlanda en todas las ocasiones (parafraseando lo de Asturias)...

Bonita música y muy guapa chica, esas irlandesas de piel blanca, pelo oscuro y ojos habitualmente verdes son de romper el espejo.

Ay, las hadas.

Y que sepas que en la Casa del Libro de Gran Vía tienen tu libro de Viaje Sentimental a Inglaterra pero no el de las ciudades. Otra vez será. Pienso en varios amigos o familiares "filológos" o simplemente amantes de la pérfida Albion que van a gozar con tu libro tanto como yo, o más.

Mil gracias, de verdad...

Mery dijo...

Voy a husmear un poquito por los fueros que recomiendas.

Hace años estuve en Irlanda en un par de ocasiones y su estela aún me arrastra, su música, sus gentes (esas bellezas masculinas, que también las hay, a qué negarlo).

En fin, como te decía al principio, voy a husmear...

Un abrazo

entrenomadas dijo...

Algo parecido me ocurrió en Dublín, muy parecido.

Tiene una voz acuática, esmeralda y bellísima. Le seguiré la pista, por suerte voy a menudo a Irlanda.

Gracias por compartir el descubrimiento,


Marta

M.A. dijo...

En fin... qué decir: agua, arpa, verde... hum! no sé a qué país os referís ;)
Y otra cosa, ¿existen otorrinos del alma?

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias por la visita. A propósito: la versión de "Fraser Island" del álbum es inferior -ay, los arreglos- a la que me encandiló y que se puede escuchar en el primer disco que sacó a modo de carta de presentación cone sólo 4 canciones.