viernes, 16 de enero de 2009

Segundos centenarios



No sólo celebramos en 2009 el segundo centenario de Edgar Allan Poe. También el de Sir Alfred Tennyson: el gran recreador de la literatura artúrica en Los idilios del Rey, el poeta de "La Dama de Shalott", el cantor épico de "La carga de la Brigada Ligera".
Recuerdo que compré sus obras completas en una librería de segunda mano de Edimburgo, en 1986, y enseguida me puse a traducirlo en versión que al cabo de los años publicó Pre-Textos. En esa antología (La Dama de Shalott y otros poemas) se incluye un nostálgico "La margarita", testimonio de un viaje por Italia. Lo escribió Tennyson precisamente en Edimburgo, con frío y niebla. Con esta belleza cierra sus estrofas:

(...)
aunque esta noche, en la ciudad oscura,
enfermo y fatigado, solo y frío,

encontré, si aplastado y ya reseco,
este vástago frágil de otro cielo
aún en el librito que me diste
y donde tiernamente lo dejaste:

y me olvidé del Forth anubarrado,
las sombras que entristecen cielo y tierra,
el glacial levante, el brumoso estío
y el gris de la metrópoli del norte.

Acaso por calmar mis aflicciones,
acaso por llenar este vacío,
acaso por soñarte junto a mí,
de nuevo al sur voló mi fantasía.

6 comentarios:

Luis Spencer dijo...

Siempre hay una buena ocasión para celebrar unos versos llenos de belleza.

marisa dijo...

Qué maravilloso el poder de la memoria, que permite rescatar los momentos felices y los lugares bellos que una vez conocimos, y traerlos juto a nosotros en cualquier instante gris. Muy hermoso. Un abrazo

Olga B. dijo...

Edimburgo, bellísima pero fría y brumosa, parece el lugar perfecto para dejar volar al sur la fantasía. Sir Alfred Tennyson, tan serio y tan antiguo en la foto, tan lejano en el tiempo, se hace comprensible y cercano en tu traducción, desde el invierno de ahora, en cualquier ciudad.
Un saludo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Saludos desde el brasero en esta noche fría, aunque en el sur, Luis, Marisa, Olga. Con los pies calientes, trastocando el último verso, "de nuevo al norte va mi fantasía".

Jesús Beades dijo...

Qué bellísima última estrofa. Me recuerda ese verso de Neruda, que d'Ors citaba en su primer libro: "hacia los almacenes lluviosos de mi infancia".

Calamares & Idilios dijo...

“Ten cuidado del rey, porque si pasas esta puerta te convertirás en esclavo de sus encantos, pues te ligará con votos tales, que es una vergüenza que haya un solo hombre que no esté ligado por ellos, y que sin embargo, ningún hombre puede debidamente cumplir; pero si no te atreves a jurarlos, no pases por debajo de ese arco y quédate fuera con el ganado del campo”.

Si pasas por esta puerta, te encontrarás con Arturo, Ginebra, Merlín, Lanzarote y con los caballeros de la Tabla Redonda; te enfrentarás una vez más al código de la caballería que animó tanto a nuestros sueños infantiles como a las más grandes utopías; revivirás la intensidad del amor cortés, vibrarás con las más extremas pasiones humanas, ardientes y rompedoras de las normas. Tennyson nos ofrece un acercamiento poético a un mundo caballeresco que siempre será buen alimento para el espíritu, sobre todo en nuestros tiempos hambrientos.
Si no te atreves a pasar la puerta, ¿dónde te vas a refugiar?
MUY PRONTO SALDRÁ A LA CALLE LOS IDLIOS DEL REY Y OTROS RELATOS DE ALFRED TENNYSON CON TRADUCCIÓN DE VICENTE DE ARANA, POR LA EDITORIAL LA TINTA DEL CALAMAR