Divina Comedia (V)



V



Alzo los ojos, y arden las vidrieras

con figuras de santos que murieron,

mártires ayer, hoy glorificados.

En el gran Rosetón lucen las hojas

la victoria de Cristo; y en corros, ángeles

su esplendor multiplican, y de nuevo

Beatriz junto a Dante, no enojada,

sonríe con palabras de alabanza.

Suena el órgano, y coros invisibles

cantan letanías de paz y amor,

bendiciones del Espíritu Santo,

y en las agujas, dulces, las campanas

por cima de tejados y hacia el cielo

proclaman la elevación del Santísimo.



Longfellow, traducción de A.R.T.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Gracias por este Longfellow tan bien trasladado.

Bellísimo.

Pedro de Justo.
Olga Bernad ha dicho que…
Bueno, yo estoy abonada a la serie, pero vas mucho más deprisa que yo:-)
Sí que es bellísimo. Tengo muy clara la sensación que me produce, pero no tanto cómo decirlo. Lo que me llega es una alegría solemne en la sonrisa de Beatriz y en esos coros invisibles.
No me parece fácil modular esa voz.
Para mí está siendo un descubrimiento.
Saludos, Antonio.
Y gracias.