sábado, 21 de marzo de 2009

Haikus sin tiempo

Viene hoy a esta página un conjunto de haikus muy antiguo o muy moderno, según se mire. Lo compuse hace ya bastante años, pero el momento en que se inspira es de ahora mismo, de esta transición de las estaciones.

En esta comparecencia van dedicados a Juan Antonio González Romano, autor él mismo de excelentes ejemplares del género.


Marzo se asoma.
El día reverbera
sobre el jazmín.

Marzo se asoma:
en la hortensia descubro
sus ojos verdes.

Canta el helecho
a coro con los siglos.
Otro milenio.

Dama de noche,
tu nombre me perfuma
al invocarte.

Sol y geranios.
Copulan, amorosos,
la luz y el verde.

Esto es invierno:
la libélula muerta
en el estanque.

8 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Me emociona, amigo Antonio, tu dedicatoria, pero mucho más me emocionan tus haikus. Mañana repescaré yo algunos para mi blog, en justa correspondencia. Un abrazo y mil (millones de) gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Magnificos poemas Antonio.
Me ha encantado sobre todo "Dama de noche".
Un abrazo.

marisa dijo...

Preciosos querido Antonio...(Y a mí que cada vez que leo un haiku me acuerdo de las seguidillas,en fin...) Un lujo hermanar el buen hacer de Juan Antonio y el tuyo.
Abrazos a los dos

Mery dijo...

Estos haikus dedicados a la naturaleza (como Dios manda) me parecen ejemplares.
La primavera, además, te lo agradecerá (y yo también).
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

El tercero es el que más me gusta con mucha diferencia. Intemporal, original... yo diría que genial.

sergio astorga dijo...

Antonio, me quedo con el helecho, resume la humildad con la trascendencia inmóvil del paso de los tiempos.
Un abrazo en marzo.
Sergio Astorga

Jesús Cotta Lobato dijo...

Doy fe de la calidad de los haikus de Juan Antonio. En estos tuyos, todos delicados y bellos, me quedo con el cuarto y el quinto.Un abrazo

ensynapsis dijo...

Qué buenos, quiero copula de palabras, aquí otro que escribí

Escritura sobre la arena
Memoria de olas
El viento blanco
Las borra