viernes, 3 de abril de 2009

Dos alas para Leda




Jordi Doce publica en su blog una traducción, muy buena por suya, del célebre soneto de W. B. Yeats "Leda y el cisne". Esto tienen los blogs: se la alabo y muestra curiosidad por la mía. A su ala sumo ésta, complementaria del vuelo del ave. Ahí va, ¡hala!:

LEDA Y EL CISNE

Un golpe repentino: las grandes alas baten
en la atónita joven, acarician sus muslos
las oscuras membranas, prende el pico su nuca,
su desvalido pecho pone el cisne en el suyo.

¿Cómo pueden sus dedos, leves, horrorizados,
apartar de sus muslos esa gloria emplumada?
¿Y qué puede su cuerpo, en esa blanca embestida,
sino oír el latido del corazón extraño?

Un temblor en el lomo allí entonces engendra
murallas destruidas, fuego en tejado y torre
y a Agamenón muerto.
Estando así cautiva,
a merced de la sangre aérea de la bestia,
¿recibió su poder y su sabiduría
antes que la soltara el insensible pico?


W. B. Yeats, trad. de A. R. T.



(Maldito blogger, o bloody blogger: no consigo el sangrado ante "Estando así cautiva", lógicamente segundo hemistiquio pero presentado en línea aparte de "y a Agamenón muerto")



9 comentarios:

Jordi Doce dijo...

Gracias, Antonio, y enhorabuena. Me ha gustado mucho en primera lectura. Ahora la imprimo para releerla con calma (soy pre-digital, me temo: sigo imprimiendo cuando quiero releer). Los dos hemos optado por el alejandrino.

Habría que hacer un cuadernillo reuniendo las distintas versiones que ha merecido este poema últimamente. Sería interesante y demostraría de una vez por todas que la traducción no es sino una lectura, una interpretación, como un actor interpreta las líneas de Hamlet y las hace suyas, o un cantante toma una canción de Cole Porter para, siendo fiel a su espíritu, darle su propio aliento. Un abrazo grande, J12

sergio astorga dijo...

Antonio, me sumo a la idea, sería estupendo tener versiones del mismo soneto,a través de distintas y amorosas interpretaciones.
Un paréntesis no estaría mal.
Un abrazo.
Sergio Astorga

Juan Manuel Macías dijo...

Espléndidos ambos, qué lujo, dos Yeats, en tan poco tiempo, dos variaciones. Como dice Jordi, una traducción es sobre todo interpretación. Y, como digo yo siempre, ha de aspirar a engrosar la literatura de la lengua de destino.

Enhorabuena a ti y a Jordi.
Abrazos.

P.D. sobre el bloody blogger:

html no reconoce más de un espacio horizontal. Hace poco le di a Jordi una solución que consiste en usar el carácter unicode vacío de un cuadratín. Descubrí que en ciertas versiones antiguas del bloody Windows (y este sí que es bloody), el espacio vacío se resuelve en cuadraditos, algo intolerable. Creo que la solución, para este tipo de sangrados, consiste en atacar html. Hay que abrir el editor en modo "html". Y escribir, para simular un espacio simple, tantas veces se quiera, la siguiente etiqueta:

"&-n-b-s-p-;"

OJO, pero sin comillas ni guiones. Quedaría así:


y a Agamenón muerto.
                                  Estando así cautiva,

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Jordi, Sergio, Juan Manuel, muchas gracias. Pues claro que sí: la traducción es una forma de lectura superior (algo así dijo Eliot). La interpretación de Jordi y la mía son complementarias, y de hecho ganan la una junto a la otra. Juan Manuel: te agradezco mucho la información sobre el sangrante problema de sangrado. Pero Jordi (no sólo buen traductor, también bueno a secas) me ha escrito privadamente trasladándome (otra frma de traducción) tu solución del cuadratín. Lo emplearé en el futuro, aunque aquí dejaré la cosa como está, testimnio de mi exasperación. Termino como empecé: muchas gracias a todos.

Olga B. dijo...

Qué lujo de traducciones, y es cierto que cada una es un poema con el aliento del autor. A falta de cuadernillo, la blogosfera tiene estas cosas, poner en contacto estas lecturas y hacerlas visibles para más receptores.
Bueno, y no he podido evitar acordarme de las décimas del simpar Juan Manuel a Leda, allá por octubre. Es otro tono, pero es Leda;-)
Por cierto, a mí también me dio la solución esa del cajetín y reconozco que no la entendía. ¿Tú la entiendes?
A mí me la tuvo que dibujar:-)))
Saludos, Antonio.
Enhorabuena por el poema.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias, Olga. Más que entender lo del cuadratín lo intuyo, pero viniendo de Juan Manuel lo hago artículo de fe. Lo probaré en la próxima entrada que lo requiera. Buena Semana Santa.

Anónimo dijo...

Espléndidas ambas versiones, diría estereofónicas, y dignas de una lectura estereoscópica como propugna Vicente Fernández en el análisis de las traducciones de Cavafis.
El poema de Yeats me ha acompañado desde mis años de estudiante, remodelando, rompiendo y recomenzado una y otra vez su traducción, y me han quedado en el cajón versiones en diferentes metros, con y sin rima. La ocasión me anima a someter a vuestra consideración (si no es mucho atrevimiento), una versión en la que empleo el decapentasílabo, verso el más tradicional de la poesía griega moderna a la que más me vengo dedicando, que me parece que se adapta bastante bien al castellano, reproduce marcadamente el ritmo yámbico del inglés, y no deja de estar emparentado con el alejandrino por el que ambos optáis. Modestamente, pues, os dejo aquí mi

LEDA Y EL CISNE

Un soplo súbito al batir las dos alas suspensas
sobre la joven trémula. Con sus membranas prietas
los muslos le acaricia y con su pico el cuello aprieta.
Apoya sobre el pecho de él su pecho sin defensas.

¿Cómo sus dedos frágiles, vencidos de temor,
la gloria alada apartarán de sus muslos rendidos?
¿Y qué va a hacer el cuerpo preso del blanco estertor,
sino sentir del corazón extraño los latidos?

Engendra en sus entrañas una brusca sacudida
la torre, el techo en llamas, la muralla y su ruina,
y la muerte de Agamenón.
Rendida e impotente,
bajo la sangre tan brutal del aire sometida,
¿junto al poder tal vez también su ciencia la ilumina
antes que caer la deje el pico indiferente?


PD. Os envío a los dos el mensaje, por mor de la estereofonía.

Rafael Herrera Montero

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pues bienvenido a la psicofonía, Rafael, en la que se asoma el espíritu de Yeats, del mito y de todos nosotros. El pentadecasílabo suena muy bien, no en vano es hermano mayor del endecasílabo y del intermedio tridecasílabo (variantes como indicas del metro yámico). Mi gusto no va por el mantenimiento de la rima salvo en ocasiones en las que la poesía sea popular o con intención humorística, pero la muestra que nos dejas es excelente. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Gracias, Antonio. A mí la verdad es que el decapentasílabo es un verso que me suena muy bien en nuestra lengua, pero no sé si es por haberme habituado a él. El tridecasílabo, sin embargo, se me sigue haciendo más duro. En cualquier caso, el casi imperio del endecasílabo y el heptasílabo nos limita mucho, y pienso que vale la pena introducir todo tipo de ensayos métricos.
En cuanto a la rima, de la que ya hemos hablado en alguna ocasión, no le doy más (ni menos) importancia que a los demás elementos del estilo de un poema. No siendo casi nunca posible atender a todos, hay que calibrar lo más destacado y suceptible de salvar... siendo, pues, una estimación, queda sujeta a errores de cálculo y al gusto particular. En nuestro poema en cuestión me parece prescindible, pues su poder reside en las imágenes, las aliteraciones y la alusión (a mí no obstante me ayuda a darle, si nunca una forma “definitiva” a la traducción, al menos una cierta respetable provisionalidad). Diferente es el caso de los poemas en que el autor parece dar más importancia a la rima, por burla o tradición popular, como señalas, o aún más cuando es contra su costumbre (pienso, por ejemplo, en los poemas rimados de Cavafis, con un sistema de rimas muy personal, que me pareció de la mayor importancia, y por ello opté por conservarlo en mi traducción de Visor).
Perdón por la extensión del comentario, pero es una cuestión que me apasiona y me complace siempre tratar con otros interesados.
Gracias de nuevo.
Rafa Herrera