domingo, 12 de abril de 2009

On the Road

No me refiero al periplo de Jack Kerouac, por más que este pasado verano nos asomáramos al callejón que recibe su nombre en la nublada San Francisco, junto a la librería City Lights. Me refiero a lo ajetreado de la agenda de las próximas semanas. Me he quedado en Semana Santa en Sevilla, pero luego no me van a faltar los viajes (los más de ellos, modestos y breves, es cierto).
Estaremos el fin de semana que viene, días 18 y 19 de abril, en Córdoba, empapándonos de verso en Cosmopoética (de mero oyente). Luego pasaremos por Cádiz el 21 para la presentación de la novela Vacaciones de invierno, de José Manuel Benítez Ariza, que hemos editado en Paréntesis. El 23 por la mañana iremos a Castilblanco de los Arroyos a hablar de Antonio Machado, en un acto organizado por la Diputación de Sevilla con motivo del Día del Libro. Luego, los días 27 y 28 de abril volveremos a Melilla, tras casi cuarenta años de ausencia, para presentar mi libro Las líneas de otras manos, que ha sido editado por el Servicio de Publicaciones de la ciudad autónoma en colaboración con el centro de la UNED en Melilla. Al día siguiente, el baúl de la Piquer se trasladará en otra visita relámpago a Jerez para presentar de nuevo el libro de Benítez Ariza en la Feria del Libro. En fin, que va a ser un mesecito agitado...

5 comentarios:

Mery dijo...

Un mesecito agitado en lo literario y emocional, con reedición incluída. Enhorabuena, tu baúl volverá lleno de recuerdos estupendos.

Olga B. dijo...

Apenas acabo de llegar a casa y deshacer las maletas y te veo haciendo plantes de viajes sin parar... como las estrellas del rock:-)
Enhorabuena por tantas cosas. Y mucha suerte con todas ellas.
Un beso.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas felicidades y que tengas buenos viajes, y cargados de buena literatura.

Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias a los tres, Mery, Olga y Javier. Estoy fletando trenes y autobuses para los miles de seguidores que amenazan con colapsar los lugares en los que intervenga... Pero si queréis estar informados sin padecer las incomodidades de los viajes, seguid conectados. Daremos cuenta de todo.

Anónimo dijo...

Qué envidia volver a Melilla. Yo estuve allí seis maravillosos años, aunque mientras los pasaba no me parecieran tan maravillosos.
Disfrúta de aquella extraña y estupenda ciudad.
Juan Carlos Sierra.