lunes, 20 de abril de 2009

Regreso de Cosmopoética

Estupendo fin de semana en Córdoba, abducido por Cosmopoética. Me traigo en la retina y el oído la cara de estupor de Eduardo García, que no acababa de creer que había obtenido el Premio Nacional de la Crítica; los varios acentos de la lengua: uruguayo en Rafael Courtoisie, chileno en Teresa Calderón, argentino en Arturo Carrera, andaluz en María Victoria Atencia, cubano en Lorenzo García Vega...; la copa de vino blanco de Álvaro Mutis y las gesticulaciones de aprobación de éste mientras leían otros, en contraste con su distante circunspección al llegarle el turno; la excelente sextina sobre el Japón que leyó Ruth Fainlight; los mosaicos, los patios, la luz sobre la piedra; el chino, el árabe, el sueco polifónicos; la gabardina de Allan Sillitoe, que crece mientras él mengua, como la luna en algún verso recitado...

En casa, garabateo estas líneas, algo keatsianas y platónicas:



MIRLO EN SEVILLA


¿Nos ha seguido?

El mirlo en la azotea

es el mismo de Córdoba.





6 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Enhorabuena Antonio.

¡No has parado amigo!

Un fuerte abrazo.

marisa dijo...

Me gusta ese mirlo que llega desde Córdoba y te acompaña hasta casa...
Un fuerte abrazo "atareado" amigo.

Anónimo dijo...

¿Un mirlo irlandés?

Jesús Beades dijo...

Coincidí con Mutis en el Escorial, en unas jornadas tituladas "Jóvenes poetas dialogan con Álvaro Mutis" (yo era de los más jóvenes de los jóvenes invitados a recitar). Parecía que habían fundido dos presupuestos, el de los jóvenes poetas, y el de Mutis, porque a éste lo vimos de refilón por un pasillo, un día, salvo cuando le tocó dar su conferencia. Interesante experiencia aquella, con sus añadidos extraliterarios, furtivos y nocturnos, que algún día contaré en el blogg, supongo.

Anónimo dijo...

Buenos días, quería puntualizar el nombre del argentino es Arturo Carrera. Un saludo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Estuvo todo muy bien, Javier, Marisa. Además del casi haiku que he dejado aquí, me he traído la idea para otro poema que he comenzado a escribir. Sí, anónimo primero, irlandés, como no podía ser menos: seguramente, una creaciçón de mi ectoplasma. Y universal también: todos los mirlos son el mismo mirlo. Te animo a contar esas experiencias escurialense-poéticas, Jesús. Gracias, segundo anónimo, por la corrección. Ya lo he modificado.