domingo, 3 de mayo de 2009

Con Tennyson


Decía ayer, de broma, que se me ha escamoteado la posibilidad de ser Poeta Laureado de Inglaterra. Tennyson, de quien publiqué hace unos años una antología en Pre-Textos, lo fue. En este su segundo centenario, la editorial La tinta del calamar anuncia sus Idilios del Rey. Los días se me hacen siglos esperándolo. Entre tanto, aquí los primeros versos de "Morte d'Arthur" en la citada antología La Dama de Shalott y otros poemas

Retumbó todo el día la batalla
entre montañas junto al mar helado;
hasta que la Tabla de Arturo, hombre tras hombre, 
en Lionés cayó en torno a su caudillo.
Con profundas heridas, al Rey Arturo
recogió el valeroso Bedevere;
su último caballero, Bedevere,
llevólo a una capilla junto al campo,
un presbiterio roto, una cruz rota, 
alzados en la umbría en un erial.
A un lado era el océano; y al otro,
un gran lago bajo la luna llena.

(...)

7 comentarios:

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Disculpa que este comentario no trate de Tennyson. Escribo desde Northamptonshire y simplemente quería dejar el enlace en el que hago una crítica de tu libro "Viaje sentimental por Inglaterra" cuya lectura me ha resultado muy agradable.
El enlace es este: http://elbaluartedeoccidente.blogspot.com/2009/05/viaje-sentimental-por-inglaterra-de.html
Gracias.
Abu

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias, Abu. Estoy de acuerdo contigo en lo que dices del exceso metafórico en Viaje sentimental por Inglaterra, pero qué le vamos a hacer. Me resulta difícil prescindir de la analogía y la metáfora: me considero más poeta que prosista. Sigue visitando el blog, porque dentro de pocos días hallarás en él una sorpresa relacionada con la imagen de tu identidad en "El baluarte de Occidente". Saludos.

Alberich dijo...

Jeje...ese volumen que publicaste hace años lo tengo. Y dedicado.
;)

Olga B. dijo...

Ese tono de encantamiento y de leyenda parece guardar una verdad y desvelarla en parte. Yo recuerdo una serie de televisión, “Anne de las tejas verdes” se llamaba, donde una niña inglesa leía al comienzo una parte de la Dama de Shalott, aunque la traducción creo que no era exactamente ésta:

“Allí está ella, que teje noche y día
una mágica tela de colores.
Ha escuchado un susurro que le anuncia
que alguna horrible maldición le aguarda
si mira en dirección a Camelot…”

Recuerdo que me grabé ese comienzo en aquellas cintas de VHS, y por ahí estará, junto a anuncios de la época y videoclips de mis héroes de entonces. Luego, lo estudiado es mucho más fácil de olvidar que una impresión. Dicen que tus versiones son canónicas, será una buena forma de volver.

Gracias por la información de libros ajenos y propios.
Abrazos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Lo recuerdo, Alberich. Y que me grabaste la versión de "La dama de Shalott" de Lorena McKenitt. Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

No he visto, ni leído, Anna de las tejas verdes, Olga. Pero el cuadro de Waterhouse es, con más letras, ese WHS del que hablas. Lo conoces, ¿verdad? Un abrazo.

Olga B. dijo...

Jeje,no me extraña nada. Tenemos un amigo común que aún anda enamoriscado de una Beatriz de Dante Gabriel Rossetti (no diré nombres pero lo confesó hace tiempo en mi blog); y yo misma hice, sin nombrarla, una entrada a la Ofelia de Millais, una sobre la tristeza. No faltaba más que Waterhouse navegando por algún subconsciente impresionable;-))