jueves, 7 de mayo de 2009

Lector


 

Nunca escribo de mí. Siempre dibujo

mi alma contemplándola en tu espejo;

si hablo de dolor, hablo del tuyo;

si hablo de soñar, sueño tu sueño.

 

La lírica es al cabo extrañamiento,

un puente que reúne esos dos puntos

remotos de lo propio y de lo ajeno.

Restándome en mi voz, la tuya sumo.

 

Qué enorme multitud cuando estoy solo:

un ejército que entona sus canciones

con un clamor de mil silencios juntos.

 

Huye hasta tu sed por mis renglones

el agua que manaba de mi pozo.

Me visto de tu piel y me desnudo.

13 comentarios:

Sergio dijo...

Precioso, Antonio. Redondo.

Como lector: gracias.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Hermoso hermanamiento entre el poeta y el lector, Antonio. Un abrazo.

marisa dijo...

"Me visto de tu piel y me desnudo", qué hermosa paradoja...Excelente poema, disfrute para tus lectores.Un admirado y afectuoso abrazo querido Antonio

Alejandro Lérida dijo...

Hermoso poema, Antonio, que no quiero envidiar, pero no sé. Está claro que no tienes acudir a nadie para saber si tus versos son "buenos", porque lo sabes, porque eres como escribes. En realidad, el poema no se escribe, se alumbra. Las palabras nos cubren y desvelan a todos. Decía J.A.Valente que "escribir es una aventura totalmente personal. No merece juicio. Ni lo pide. Puede engendrar, engendra a veces en otro una volición, una afección, un adentramiento. Otra aventura personal. Eso es todo.” Pues eso. Gracias, maestro. Me voy a escribir, o a leer, a abrirle a otro libro, en todo caso, las venas de sus páginas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Si eso es lo que hace un escritor por su lector, vale la pena leer sus libros. Siempre he pensado que, entre las profesiones más auténticas, más sinceras y nobles, está la del autor que pone lo mejor de su inteligencia y de su corazón en lo que escribe para que luego el lector lo exprima, lo saboree o lo pisotee. Es un soneto estupendo, pero los dos tercetos se llevan la palma.

Olga B. dijo...

"Qué enorme multitud cuando estoy solo".
Qué enorme verso.
Y la idea de lírica como puente entre lo propio y lo ajeno, un puente que intentamos cruzar de muchas formas y pocas veces es tan recto como cuando está hecho de versos: "huye hasta tu sed por mis renglones/ el agua que manaba de mi pozo".
Muy bonito.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Qué buenos sois, lectores. Qué buenos lectores sois.

ONDA dijo...

Comunicación plena.
Esa es la meta.

Barrach dijo...

Antonio,te iba a preguntar si habías hecho una traducción del "Mower to the Glowworms" de Andrew Marvell pero me has sorprendido con este precioso concepto metafísico.
Seguro que sabes entonar algun cántico de Ben Johnson cuando escribes también.

Barrach dijo...

Ben Jonson quería decir

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias, Onda. Hacía tiempo que o te veía por aquí. Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pues no, Barrach, creo que no he traducido nada de Marvell. De hecho, confieso no haber leído el poema que dices, pero todo tiene remedio... Gracias por el piropo de llamar metafísico a este poema mío. Y no te preocupes por lo del lapsus con Ben Johnson: aparte del poeta me gustan las películas de John Ford en las que aparece el actor que lleva este nombre. Por ejemplo "She Wore a Yellow Ribbon" o "Rio Grande"...

Barrach dijo...

Shucks,makar,
Te mando varios enlaces (si me salen, claro)
Una versión infantil de She wore a yellow ribbon de Steeleye Span, en honor a Ben Johnson http://www.youtube.com/watch?v=CqInvZ9hY9Y
dos en honor a Ben(el otro) Jonson, uno, sospecho de Gielgud http://www.youtube.com/watch?v=kh-6RJcOJ0g
http://www.youtube.com/watch?v=FSzK3wSwIXE
y una posible referencia a Yeats
http://www.youtube.com/watch?v=H8vwmLNDmPA