sábado, 30 de mayo de 2009

Un poema de Bárbara Pulido

 

Continuando con la publicación de poemas de mis alumnos del taller de poesía, traigo hoy aquí éste de una silenciosa y sabia poeta, que prefiere expresarse con el verso y en él vuelca su sensibilidad pasada por la reflexión, como muestran esas precisas frases parentéticas que jalonan los versos.


Pierdes, añoras

 

Pierdes, añoras

cada

instante

que mutila la existencia

hace años.

Escapas a esa mano

(protectora) que

sobre tus hombros

(desvalidos)

como lluvia

(persistente)

golpea

(ociosa)

contra tus ojos

(enfebrecidos)

de ternura.

Pierdes, añoras

la añoranza

de poder

zambullirte.

Sigues a su lado

porque sabes del color

de la mirada

porque si hay

como hoy

delirio, tierra y cielo

porque un día das

la vuelta y tu

espalda seduce

esa luz pálida, opaca

y (ardiente) que

tal vez te envolvió,

tal vez.


2 comentarios:

Sara dijo...

Me ha gustado mucho este poema, Bárbara. Denota una sensibilidad maravillosa para la poesía. Enhorabuena y gracias por compartirlo.

Cristina dijo...

Uno de los poemas más crudos y profundos que he leído. Mi felicitación a Antonio, por su labor, y a Lola (Bárbara)por su enorme sabia sensibilidad.