jueves, 30 de julio de 2009

No es un oxímoron



Que sean unos asesinos no quita para que también sean ridículos, lo sanguinario no empece para su catetez. Que desee que por sus crímenes se pudran en la cárcel no impide que también los vea como unos mamarrachos. La ETA pueda matar y mata. Criminales, sí. Y papamoscas también.

5 comentarios:

Aquilino Duque dijo...

En las cáceles de la democracia no se pudre nadie; se descansa y se reponen fuerzas.

Alberich dijo...

Mamarrachos e hijos de perra, también.
un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Otro país, y otra nostalgia, se define, y se comprende querido Antonio.

Ramón Ramoní dijo...

En la carceles de la democracia se cumplen las penas que inpone la justicia. En un pais democrático no se fusila a nadie, porque claro, si queremos diferenciarnos de ellos no podemos actuar como ellos, como hacía cierto régimen felizmente superado, de cuya ideologia y herencia provienen estos asesinos. Afoturnadamente la justicia tiene los ojos bien abiertos y usa la cabeza para impartirla, no para cornear, como quisieran otros.

Esteban Fernández dijo...

Si en las cárceles de la democracia se descansa y reponen fuerzas, por qué no se va el Señor Aquilino una temporada allí, a ver si las arregla a su gusto.