sábado, 4 de julio de 2009

Un viejo entretenimiento

                                                          SEXTINA

 

                                    Del deseo, ¿qué queda? Un son de piedra

                                    o la sombra, no más, bajo la luna,

                                    el ron y la mortaja de su cuerpo.

                                    Y es vil escoria lo que creías alma,

                                    sombra en la sombra y un golpe en el agua

                                    con el dolor de no ser más que noche.

 

                                    Las paredes del día y de la noche

                                    en las olas que descubren la piedra;

                                    en muros de cristal amores de agua

                                    acarician la masa de la luna

                                    como nosotros mismos, nuestra alma

                                    a nuestro afán de carne. Nuestro cuerpo.

 

                                    La ola indivisible de tu cuerpo

                                    inclinando los frutos de la noche

                                    que hay que nombrar para que llegue el alma

                                    que bebe astillas de agua en una piedra.

                                    Por eso canto al día y a la luna

                                    con el fuego insensato y con el agua.

 

                                    Si hago saltar guijarros sobre el agua

                                    que atraviesas ansiosa con tu cuerpo,

                                    el más hermoso imperio de la luna,

                                    deja caer aviones en la noche.

                                    Todo se va cayendo, todo es piedra

                                    para que al fin pudieses tú ser alma.

 

                                    Las escaleras gimen cuando el alma

                                    de ademanes transparentes de agua

                                    desciende por su sombra hacia la piedra.

                                    Abatir su ternura bajo el cuerpo,

                                    las murallas de espuma de la noche:

                                    por él navegaré como una luna.

 

                                    Se fue por un sendero de la luna

                                    mi corazón; y los sentidos —alma—,

                                    y desde entonces duermo con la noche,

                                    cuerpo con cuerpo igual que agua con agua,

                                    su contacto fundente cuerpo a cuerpo:

                                    arrasados serán, piedra sin piedra.

 

                                    La piedra humedecida aspira luna,

                                    un cuerpo encadenado lleno de alma

                                    sobre el agua tranquila de la noche.

 

 

Los versos de esta sextina pertenecen respectivamente a los siguientes poetas: Ricardo Molina, E. Cote, Carlos Jiménez, J.R.J., Juan Luis  Panero, J. J. Cabanillas; P. Salinas, Juan Luis Panero, J. Gorostiza, J. M. Ullán, J. Gil-Albert, P. Salinas; Neruda, J. J. Cabanillas, J. L. Hidalgo, Carlos Pellicer, Neruda, Paz; Jesús Aguado, P. Salinas, Miguel Hernández, E. Cote, E. Cote, Pedro Salinas; Cirlot, Paz, Cirlot, M. Calvillo, Jesús Aguado, J. L. Hidalgo; J. Gorostiza, R. Bonifaz Nuño, Neruda, Pedro Salinas, R. Bonifaz Nuño, J. J. Cabanillas; Antonio Colinas, E. Cote, Alí Chumacero.

 

 

 

 

2 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

¿No es esto lo que los romanos llamaban centón? Recuerdo en concreto el centón nupcial de Ausonio, que con versos sueltos de la Eneida recrea el acoplamiento de Marte y Venus.
Si este centón lo has hecho tú, felicidades.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pues sí, Jesús, el centón es mío: lo compuse hace ya bastantes años. Curioso que menciones a Venus. Precisamente estos días estoy traduciendo "Venus y Adonis" de Shakespeare, que se basa muy libremente en Ovidio. Un abrazo.