lunes, 20 de julio de 2009

Venció el muchacho


Dejaba aquí el otro día una duda y las respuestas han sido tantas que veo mejor dedicar una nueva entrada al asunto, a modo de resumen y lección. Casi todos habéis optado por "muchacho" frente a "mancebo". Y me habéis convencido. Pero me parecen oportunas las siguientes observaciones:

Aunque "mancebo" denota hoy todas las connotaciones no favorables que habéis señalado, en la literatura española del Siglo de Oro, en tiempos de Shakespeare, la palabra era profusamente empleada. El propio Garcilaso, cuando habla de Venus y Adonis en su égloga tercera, escribe:

Climene, llena de destreza y maña, 


el oro y las colores matizando,

iba de hayas una gran montaña, 


de robles y de peñas varïando; 


un puerco entre ellas, de braveza estraña, 


estaba los colmillos aguzando 


contra un mozo no menos animoso,

con su venablo en mano, que hermoso. 


 

Tras esto, el puerco allí se via herido 


daquel mancebo, por su mal valiente, 


y el mozo en tierra estaba ya tendido, 


abierto el pecho del rabioso diente,

con el cabello doro desparcido 


barriendo el suelo miserablemente; 


las rosas blancas por allí sembradas 


tornaban con su sangre coloradas.

Adonis éste se mostraba quera,

según se muestra Venus dolorida, 


que viendo la herida abierta y fiera, 


sobrél estaba casi amortecida; 


boca con boca coge la postrera 


parte del aire que solia dar vida

al cuerpo por quien ella en este suelo 


aborrecido tuvo al alto cielo.


Y como se ve, emplea también "mozo". 

Boy es palabra frecuentísima en inglés, y su traducción aislada al español de hoy es, sí, "muchacho". Ahora bien: a lo largo del poema (casi 1.200 versos) he ido alternando "muchacho" (sobre todo), "mozo" y algún "mancebo", según encajara por número de sílabas y por rima o su falta (la traducción, en endecasílabo blanco, ha de evitar las asonancias excesivas). También he empleado algún "doncel" (aunque no le guste a JLP, tiene un indudable sabor literario). Me encanta el "zagal" de Felipe Benítez Reyes, y podría servir de alternativa a "doncel".

El lenguaje de Shakespeare, como se ha escrito muchas veces, es riquísimo, y esta exuberancia verbal ha de procurar mantenerse, incluso con el empleo de sinónimos, para que en el balance final nuestro español no parezca ayuno de léxico en comparación con el suyo. 

Un poema tiene que traducirse pensando en su conjunto, más allá de versos aislados. Por eso hay que conjugar muchos elementos, atendiendo a la variedad.

No dije en mi anterior entrada que una peculiaridad del poema de Shakespeare es que a Adonis se le presenta impúber (aquí, Venus es algo pedófila), por lo que niño, mozo, zagal, etc., son palabras que se ajustan al personaje del poema, que llega a quejarse de que la diosa no espera a que él esté maduro.

Seguro que me dejo mucho en el tintero: sólo decirle a Seán que creo que "Witness" se mantiene en la traducción, aunque le he dado un giro al imperativo. Duncan-Jones glosa así este verso: "Let this bank of primroses bear witness". Más literal, sin embargo, sería decir "Fíjate en estas flores en que yazgo".

Gracias a todos por las contribuciones.



3 comentarios:

Alberich dijo...

Gracias a ti por las explicaciones.

Sara dijo...

Un blog de lujo. Gracias.

Anónimo dijo...

Ha sido divertido. Un abrazo.
JLP