lunes, 7 de septiembre de 2009

Con Rupert Brooke





Hace un par de semanas, cuando retozábamos a nuestras anchas por entre las apretadas estanterías de la Biblioteca de la Universidad de Cambridge (esto suena a oxímoron, pero es cierto), nos acercamos una tarde a la bucólica Grantchester, pequeña localidad al pie del río cuyos prados inspiraron a Pink Floyd ("Grantchester Meadow"). A lomos del autobús 18 recalamos en el pueblecito cuya paz cobra carta de naturaleza en la fotografía que encabeza desde hace poco este cuaderno de bitácora.
Dejo aquí algunas fotografías del lugar, más encantador aún cuando se toma una taza de té en alguna de las mesas dispuestas en su célebre huerto, tras cursar breve visita al sucinto museo dedicado a Rupert Brooke, poeta que vivió en las inmediaciones y que dedicó varios poemas al lugar.

Rupert Brooke, que murió en la Primera Guerra Mundial, dejó escrito un hermoso y profético poema al que se asoman, aun sin ser nombrados, estos prados:

THE SOLDIER

If I should die, think only this of me:
That there's some corner of a foreign field
That is for ever England. There shall be 
In that rich earth a richer dust concealed; 
A dust whom England bore, shaped, made aware,
Gave, once, her flowers to love, her ways to roam,
A body of England's, breathing English air,
Washed by the rivers, blest by suns of home.

And think, this heart, all evil shed away,
A pulse in the eternal mind, no less
Gives somewhere back the thoughts of England given,
Her sights and sounds; dreams happy as her day;
And laughter, learnt of friends; and gentleness,
In hearts at peace, under an English heaven.

Mañana dejaré aquí la traducción, que en este caso no será mía, más algunas notas sobre la deliciosa Grantchester.

3 comentarios:

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Hay todo un programa vital en estos versos, que uno suscribiría con gusto: "And laughter, learnt of friends; and gentleness,
In hearts at peace." Hermoso poema.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muy hermosos y suscribible, José Manuel. Ya está colgada la traducción.

mariana galan guerrero dijo...

Qué curioso, andaba buscando poemas de Rupert Brooke y me encuentro contigo, con tus libros. Acabo de conocerte, así que me prometo comenzar a leer tus cosas porque siempre es un buen día para empezar.
Saludos