martes, 29 de septiembre de 2009

En la muerte de José Antonio Muñoz Rojas




No pudo ser. El gran poeta antequerano José Antonio Muñoz Rojas acaba de fallecer, quedándose a sólo unos días de cumplir los cien años de vida. La Misa de corpore insepulto será mañana miércoles en Las Carmelitas de Antequera.
Este verano le dedicamos aquí algunas entradas que hablaban de su estancia en Cambridge. Hablábamos de él hace unas semanas en casa de Aquilino Duque, por quien me entero de la noticia. Y, curiosamente, anoche tenía sobre mi mesilla -una vez más- sus Ensayos Anglo-andaluces, donde repasaba su devoción por Donne o Crashaw.

Descanse en paz.

8 comentarios:

Kris Kelvin dijo...

Dios lo tenga en su gloria. Descanse en paz.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lamento mucho su muerte. Cuando tuve mi primera hija, me regalaron sus Cosas del campo, y lo tengo grabado en el corazón.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Descanse en paz. Además de buen escritor, fue buena persona, y su bondad puede rastrearse en la letra menuda de la historia de la literatura española del último siglo, donde lo que abunda es justo lo contrario.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Me sumo a las condolencias.

Alfredo Oliva dijo...

Una pena. ¡Cuánto disfruté con "Las cosas del campo"!
Un saludo

Manuel G. dijo...

Ahí va mi poema preferido de Muñoz Rojas, un verdadero poeta de los que hay muy pocos.

Sólo eso: pisar, sentir la tierra

Pero nunca será burdamente famoso. Aunque poemas como este enriquezcan cualquier tierra, y valgan como algunas preciosas palabras que nos hayan llegado de la antigüedad.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo, en el cielo y en la tierra.

Mery dijo...

Vengo de visitar algunos blogs y veo que estamos de luto literario (yo misma hablo del poeta hoy).
Qué persona tan íntegra y honesta, qué buen poeta.
Cien años se quedan cortos para ciertas gentes.
Un abrazo