miércoles, 4 de noviembre de 2009

Sansón agonista




Después de las traducciones de Marlowe (ya en librerías) y Shakespeare (pronto en la BLU) saldrá Milton en El Cobre Ediciones. Abundan en Sansón agonista los pentámetros yámbicos (endecasílabos en la traducción), pero también los versos polimétricos.

Aquí dejo unos versos que dirige Manoa a su hijo Sansón:

Yo no puedo alabar a tus esposas,

pues no las aprobaba; tú alegaste

un impulso divino que te instaba

a encontrar algún modo de hostigar

a nuestros enemigos.

Mas no digo eso; de esto estoy seguro;

hallaron ocasión de convertirte

en su preso, triunfantes; y más pronto

encontraste la tentación,

o encantos demasiado poderosos

para violar

la sagrada confianza del silencio

en ti depositada; que callarlo

estaba en tu poder; cierto; y tú cargas

bastante, y más aún, con esa falta;

pagaste amargamente y todavía,

estás pagando deuda tan estricta.

Pero queda algo aún peor:

porque hoy los filisteos una fiesta

celebran aquí en Gaza en que proclaman

gran pompa, sacrificios y loores

a Dagón, como el dios que, atado y ciego,

pusiera en sus manos a Sansón,

y de ti les librara, su asesino.

Así, Dagón será magnificado,

y Dios (fuera del cual no existe dios)

vendrá a ser comparado con los ídolos,

privado de Su gloria,

víctima de blasfemias, despreciado

por la idólatra chusma entre su vino;

que esto haya sucedido por tu causa,

debe de ser, Sansón, tu mayor pena;

de todos los reproches el que vierte

sobre ti y nuestra casa más vergüenza.