martes, 17 de noviembre de 2009

Una historia íntima


Hablaba ayer de un periódico (en irlandés) y hoy lo hago de otro. Diario de Sevilla celebra su décimo aniversario y para ello ha publicado un nutrido suplemento. Éstas son las líneas que he escrito para la ocasión:

UNA HISTORIA ÍNTIMA

Un periódico se confunde con la vida de uno cuando puede llamarlo, efectivamente, diario; más que noticiario, notario de sus días, testigo de su vivir. Si además se ha comparecido en un puñado de páginas, ya sea como autor o como protagonista de ellas, entonces ya su papel es inseparable del que te ha tocado interpretar. Desde su aparición, Diario de Sevilla es una parte de mí.

Guardo un único ejemplar: el del día 12 de septiembre de 2001, con una gran fotografía, fuego y humo, de las Torres Gemelas, pero sus recortes engrosan mis carpetas, y es con diferencia el periódico que más reciclo (por algo será).

No me resigno a que haya desaparecido el excelente suplemento Culturas, y sueño con que un día pueda regresar para todas las cabeceras del grupo. Quedan, menos mal, las reseñas dominicales de dos grandes críticos, Manuel Gregorio González e Ignacio F. Garmendia; en años posteriores nos ha brindado asimismo suplementos especiales sobre óperas o la Feria del Libro, muy completos y estupendamente realizados.

Cebolla rectangular, cubista, de muchas capas o cuadernillos, recuerdo de sus primeros meses el formato con secciones extraíbles, versión propia, aunque más juncal y esbelta, de The New York Times. Desde muy pronto, Diario de Sevilla apostó también por Internet. Ávido de mi tierra, aunque fuera para repudiarla, he entrado en la versión digital desde la Guadalajara de México o San Francisco, desde Fráncfort o Cambridge, desde Mount Holyoke, donde enseñó Cernuda, o el Dublín de Joyce.

Será un agravio comparativo, que los ausentes pueden achacar, con infinita benevolencia, a los sólo 1.900 caracteres que se me adjudican: Francisco Bejarano, Hipólito G. Navarro, Eduardo Jordá, Francisco Correal... son firmas de ayer u hoy que me han hecho fiel lector.

Canten otros sus excelencias, que me sumaré a su coro; para mí Diario de Sevilla, mi diario, es ya una historia íntima.

1 comentario:

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Me uno a tus felicitaciones y parabienes, y al oportuno recuerdo al suplemento Culturas, del que fui colaborador y del que surgió, entre otras cosas, mi libro Me enamoré de Kim Novak.