jueves, 4 de febrero de 2010

Bibliografía para el Máster en Creación Literaria




Me pedía el otro día un participante en el Máster en Creación Literaria que facilitara una bibliografía con la que ampliar conocimientos. Y lo hago gustoso, procurando no caer en esa aberración que señalara Jorge Luis Borges en una de sus conferencias recogidas en Siete noches: "Hay personas que sienten escasamente la poesía; generalmente se dedican a enseñarla."

Copio aquí las referencias que ya incluí en la documentación para el Máster y añado otras. Estas son las primeras, varias de ellas más como invitación a la reflexión que como materia prescriptiva:

Jordi Doce (ed.), Poesía en traducción, Círculo de Bellas Artes, 2007
Alejandro Duque Amusco (ed.), Cómo se hace un poema, Pre-Textos, 2002
T. S. Eliot, Función de la poesía y función de la crítica, Tusquets, 1999
Lawrence Ferlinghetti, Poetry as Insurgent Art, City Lights Books, 2007
Eduardo García, Escribir un poema, Talleres de Escritura Fuentetaja, 2003
Ted Kooser, The Poetry Home Repair Manual, Bison Books, 2007
Joan Margarit, Nuevas cartas a un joven poeta, Barril y Barral, 2009
Pablo Moíno Sánchez y Elena Varela Merino, Manual de métrica española, Castalia, 2005
Dennis O’Driscoll, Quote Poet Unquote: Contemporary Quotations on Poets and Poetry, Copper Canyon Press, 2008
Ezra Pound, El ABC de la lectura, Talleres de Escritura Fuentetaja, 2000
Benjamín Prado, Siete maneras de decir manzana, Visor, 2008
Rainer Maria Rilke, Cartas a un joven poeta, Alianza, 2006

Y las segundas son éstas:

Ángel L. Luján Atienza, Cómo se comenta un poema, Síntesis, 2007
A. Azaustre y J. Casas, Manual de retórica española, Ariel, 1997
Heinrich Lausberg, Elementos de retórica literaria, Gredos, 1975
J. Domínguez Caparrós, Métrica española, Síntesis, 1993
Francisco López Estrada, Métrica española del siglo XX, Gredos, 1969
Tomás Navarro Tomás, Métrica española. Reseña histórica y descriptiva, Guadarrama-Labor, 1974
Octavio Paz, El arco y la lira, Fondo de Cultura Económica, 1992

Lo mejor es ojear y hojear estos libros en una biblioteca o librería antes de lanzarse a adquirirlos. Si cada maestrillo tiene su librillo, cada estudiante o estudioso ha de buscar también los textos que más se adapten a sus necesidades.


10 comentarios:

MERL dijo...

se te ha olvidado mencionar el "De Profundis" de Wilde, que no le va a la zaga a las cartas de Rilke, hacia la mitad y hasta el final Wilde se explaya en la creación literaria y a la actitud del poeta, el sufrimiento que conlleva esa carga y a la vez lo reconoce como un gran don. Creo que para meterse en la piel del poeta o creador de cualquier género, aun sin serlo y justo por eso, debe ser una lectura ineludible.
un saludo, merl.

Al norte de los nortes dijo...

Muy interesante la lista, he echado en falta la mano del teñidor de Auden, qué opinión le merece?? un saludo.

P.C.

marisa dijo...

Siento disentir con el gran maestro Borges. Yo conozco un enorme número de personas que sienten la poesía, la escriben y además la enseñan, y procuran llevar a los jóvenes esa enorme pasión que permitirá que, algún día, se acerquen a los que la crean.También hay quien , aun sintiéndola, es completamente incapaz de transmitir a otros su emoción.
Una interesante entrada querido Antonio.

Juan Manuel Macías dijo...

Una bibliografía muy variada. Tal vez en cuestiones de métrica se eche en falta el librito de Quilis, que me parece simple, completo y muy manejable. El de Caparrós y el de TNT, siendo muy interesantes, los veo más escorados al lado teórico para quien sólo quiera enterarse de la jerga que usa la vieja "preceptiva". Y luego que el oído elija su camino. De Caparrós recuerdo un diccionario de términos métricos muy majo. Y si alguien, en alguna biblioteca, se encuentra por azar con este título, Teorías métricas del siglo de oro de Emiliano Díaz Echarri, que no lo dude ni un segundo: a por él. Desde la primera página engancha como una novela de aventuras, ¡y es una tesis doctoral! Allí aparecen, genialmente retratados, muchos proto-especímenes de esos a que hace referencia la genial frase de Borges. Con tal lema uno ha intentado evitar a tantos y tantos profesores de literatura peñazos, y ha tirado por la lingüística pura y dura.

Abrazos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pues dicho queda, MERL. Si por mi entrada y tu recomendación alguien, aunque sólo sea un apersona, se acerca al De Profundis, me sentiré satisfecho. Un saludo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

"La mano del teñidor" es un libro muy valioso, Pablo, y más porque recoge en el título un expresión que aparece en los Sonetos de Shakespeare. Por cierto: me he pasado por tu blog y no será la última vez que lo haga. Un saludo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Marisa, lo que dijo Borges es, desde luego una boutade, aunque haya ciertamente pelmazos que le den la razón. También hay que interpretar la cita, que se pronunció en una conferencia, como un caso de "captatio benevolentiae". Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Viniendo de tan buen versificador como tú, Juan Manuel (pero más que versificador, gran poeta), son muy dignas de tener en cuenta tus recomendaciones. Yo mismo las atenderé. Un abrazo.

Viñamarina dijo...

Más de una de las referencias bibliográficas justifican con creces la ocurrencia de Borges. ¡Qué fino hilaba el viejito, che!

Sara dijo...

Antonio, acabo leer la presentación del libro editado por Doce en "Google Books" y tiene una pinta buenísima... Muchas gracias! Y de paso ¿hay algún otro libro en castellano sobre traducción de poesía que puedas recomendar?