jueves, 11 de febrero de 2010

Con unas siemprevivas



Está más allá de San Ángel, camino del Desierto de los Leones, empinado y hermoso.

Muy lejos de Sevilla y Guadalquivir (las calles así llamadas de esta Ciudad de México) y más aún, mucho más, evidentemente, del río y la ciudad natales.

Allí, Luis Cernuda en el Panteón Jardín.

No había a la venta violetas, ni tulipanes amarillos. Unas siemprevivas dejadas por manos sevillanas reposan hoy sobre el mármol de su lápida, en la que se lee "Perpetuidad".

Siemprevivas, perpetuidad... "La sed de eternidad, que hace al poeta", como él escribió.

También, sabiendo de su amor por esta tierra, "El hombre quiere /caer donde el amor fue suyo un día".

11 comentarios:

Belén Núñez dijo...

Siemprevivas en tu corazón siemprevivas en nuestro corazón. Gracias.

Mila dijo...

Muchas gracias por la fotografía. Yo también espero algún día poder visitarlo y llevarle unas flores.
Feliz viaje.

Antonio Serrano Cueto dijo...

¿Para cuándo la segunda parte de tu Cernuda, Antonio? Un abrazo.

Eastriver dijo...

Breve, intenso, justo. Espero también la segunda parte.

Olga B. dijo...

De una sencillez que transmite suavemente la emoción. En su limpia contención está también su intensidad.

María Ruiz dijo...

Yo sé que sentirás mi voz llegarte,/
No de la letra vieja, mas del fondo/Vivo en tu entraña, con un afán sin nombre/
Que tú dominarás.Escuchame y comprende./
En sus limbos mi alma quizá recuerde algo,/
Y entonces en ti mismo mis sueños y deseos/
Tendrán razón al fin, y habré vivido.

Antonio no me he podido resistir a enviarte estos ultimos versos de A un poeta futuro.
Me ha emocionado tu entrada, y de alguna forma hemos estado allí

Feliz Viaje.

José María JURADO dijo...

Emocionantísimo.

Mery dijo...

Las frases de Cernuda que has elegido para esta entrada son perfectas. Bonito detalle el de las siemprevivas.
Un abrazo

Luis Valdesueiro dijo...

Una simple observación respecto a la lápida: tenía entendido que el segundo apellido de Cernuda era BIDÓN. ¿Se trataría, pues, de una errata lapidaria? ¿O está correctamente escrito, con su aire francés: BIDOU? Gracias.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias a todos por vuestro comentarios, amigos. El segundo tomo estará listo en un par de meses; supongo que saldrá a finales de año o a principios del próximo. Incluirá mucho material inédito.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

El segundo apellido era Bidou (el abuelo materno era francés), pero por error en la transcripción se quedó en Bidón, forma que disgustaba al poeta. Hoy que he visto necrológicas en México veo que casi siempre escribieron mal el segundo apellido, a veces con V. Saludos.