martes, 2 de febrero de 2010

Shakespeare llama al timbre



Me acaban de llegar los primeros ejemplares. Y ha quedado precioso. Supongo que se distribuirán durante los próximos días. La caja en la que venían era, en realidad, de calzado: me siento como un niño con zapatos nuevos.

9 comentarios:

FELIPE BENÍTEZ REYES dijo...

(El Cisne de) AVON LLAMA A SU PUERTA...

Enhorabuena.

Olga B. dijo...

¡Enhorabuena! Ahora a celebrarlo un poco y también a tomarse un respiro. Yo tengo la suerte de tener ya los sonetos (oh, entregados al lado de la Catedral y con firma del poeta traductor) Espero que este libro me lo dediques la próxima vez que nos veamos (pero lo llevaré yo debajo del brazo:-)
Saludos y felicidades.

Fernando dijo...

Impresionante, Antonio.
Es para estar no solo muy ilusionado, sino orgullosísimo.
Un saludo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Ah, Felipe. Qué remoto el anuncio en la memoria hasta que tú lo has traído. ¡¡Y que bueno el comentario! Al Bardo le hubiera gustado.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias, Olga. Pues aquí me encontrarás para firmártelo. Te encantarán los otros poemas, seguro.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

pues sí, Fernando: sano orgullo, cuando uno ha trabajado a fondo, y la satisfacción no del deber cumplido, sino del placer logrado.

Mila dijo...

Sanísimo orgullo, claro que sí. Y nosotros muy, muy agradecidos.
A ver si alguna vez consigo yo que me firmes alguno de tus libros.
Enhorabuena.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Enhorabuena. Es un empeño valiente, del que estoy seguro de que has salido airoso. Un abrazo.

madison dijo...

Muchas felicidades Antonio.