miércoles, 14 de abril de 2010

Sansón llama a su puerta



Un mensajero motorizado me trae el paquete con los ejemplares de mi traducción de Sansón agonista, publicada por El Cobre Ediciones. Aún no ha llegado a las librerías, pero sobre la página resuenan los versos de otro mensajero, el impreso, que anuncia:

El acontecimiento muy temprano
me trajo a la ciudad; mientras cruzaba
los postigos al alba, las trompetas
anunciaban la fiesta por doquier:
al poco oí rumores de que hoy
Sansón demostraría ante la plebe
su poderosa fuerza con hazañas

(...)

Ciego y objeto de burla por sus adversarios políticos, Milton muestra una cercanía íntima con Sansón, también privado de la vista. No es de extrañar que el invidente Borges también contara a Milton, como a Homero, entre sus autores predilectos.

La obra que ilustra esta entrada, y la cubierta del libro, es Sansón y Dalila, de Cranach el Viejo.

4 comentarios:

Olga B. dijo...

Pero estás imparable...
Enhorabuena de nuevo;-)
Un beso.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Enhorabuena. Empeño digno de un Sansón.

Al norte de los nortes dijo...

Enhorabuena, espero que llegue pronto, un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias, amigos. Y, pronto, más.