domingo, 16 de mayo de 2010

El mismo mirlo




EL MISMO MIRLO


Como una piedra más, blanda y oscura,

entre matas del patio descuidado,

antesala del canto tiemblas breve,

preámbulo del vuelo, mirlo niño.

Es el mayo perenne en que regresas

como el año pasado regresaste

del anterior, y así, mayo tras mayo,

te encuentro en un idéntico milagro.

Con los mismos chillidos me asaetean,

parda y negro, tus padres, las imágenes

de ti crecidas, único y eterno

polluelo mirlo del eterno mayo.

4 comentarios:

Sara dijo...

Este poema es una maravilla, Antonio -un regalo delicioso para este domingo soleado de mayo (que para mí acaba de comenzar). Me lo guardo. Muchísimas gracias por compartirlo en este espacio!

Reyes dijo...

Muy bonito Antonio, me gusta mucho la expresión "mirlo niño" , nos acerca a los humanos a la Naturaleza, a lo que en realidad somos.

Olga B. dijo...

El milagro es idéntico, otra vez el viejo mayo, nuevo como siempre, que nos hace mirar así las cosas y los mirlos.
Me ha encantado leerlo.
Gracias.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias a vosotras, chicas. No he querido tenerlo en mis manos para no asustarlo, tan frágil. Es una preciosidad. Año tras año se sigue llamando Emilito. El tiempo no pasa por él. Abrazos.