domingo, 29 de agosto de 2010

Bright Star

La actriz que encarna a Fanny Brawne
leyendo unas líneas de Keats


Fuimos anoche a ver la última película de Woody Allen, rito de cosechas autumnales que ahora se ha desplazado a agosto. Conocerás al hombre de tus sueños es una estupenda comedia de las suyas que gustará a los seguidores del cineasta. Siempre con homenajes y guiños, detecté, cómo no hacerlo, la alusión a La ventana indiscreta de Hitchcock y, claro está, la cita de Macbeth: esos ruido y furia que a la postre no significan nada y que vinieron a dar título a una novela de Faulkner.
Pero antes de la película en sí, el tráiler. Tuve la intuición, confirmada enseguida, de que se trataba de una adaptación de la vida de John Keats. Efectivamente: Jane Campion ha llevado a la gran pantalla los infortunados amores del autor de la "Oda a un ruiseñor" y Fanny Brawne, "su amor nunca gozado" (éste es verso de Luis Cernuda en "A propósito de flores", elegía de Desolación de la Quimera).
Esperaremos al estreno. Entre tanto, aquí mi traducción del soneto póstumo "Bright Star", que da título a la película. Fue publicada en la antología Poemas de John Keats aparecida en La Veleta (I Premio Andaluz a la Traducción, 2005).

SI FUESE COMO TÚ CONSTANTE, ESTRELLA

Si fuese como tú constante, estrella,
no solitaria luz alta en la noche,
viendo con abiertos ojos eternos,
cual ermitaño de Natura en vela,

las aguas que, sacerdotales, lavan
las humanas orillas de la tierra;
ni contemplando la reciente máscara
de nieve sobre páramos y montes...

No, aunque inconstante, aunque inmutable, quiero
apoyado en el pecho de mi amor,
siempre sentir su pálpito tan suave;

siempre despierto en inquietud muy dulce,
callarme para oír su tierno aliento
y así vivir siempre, o morir si no.

6 comentarios:

Ramiro Rosón dijo...

Quizás este sea el más hermoso de los sonetos de Keats, el más conmovedor y delicado, pues en él se funden el amor y el anhelo de inmortalidad. Por otro lado, la foto de la entrada, con el prado rebosante de flores azules, también me ha traído a la memoria otro soneto bellísimo de Keats, el dedicado al color azul.

Saludos.

José María JURADO dijo...

Sólo el fotograma y ya dan ganas de lanzarse a verla, no como con la llamada "Lope". En la de Woody, por cierto, hay una cita de Keats ("belleza es verdad") y una paráfrasis de William Carlos Williams (el poema imagista de la rueda de la carreta y los pollos...)

El soneto, es Keats, qué más se puede decir. Sí, claro, que la traducción es la mejor disponible.

Gracias.


Te felicito por el cambio de encabezamiento de blog. Al entrar por el reader hasta hoy no lo había visto.

Marisa Peña dijo...

Vaya...¡Cuánta belleza nos propones hoy!Keats, Woody Allen, Jane Campion, Fanny Brawne y el aliento del ser amado. Seguiré tus sabios consejos ;)
Un abrazo

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Me alegra verte por aquí, Ramiro. Sí, el deseo de inmortalidad se aguzó en Keats, que unos tres años antes de morir ya supo que vivía -vuelvo a Cernuda- "con las horas contadas".

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Me pierdo las mejores, José María. Pues el caso es que Teresa me dio un codazo cuando lo de belleza y verdad (me lo ha dicho hoy), pero se nota que yo tenía la mente puesta en otra cosa, no sé si en Frieda Pinto o qué. No recuerdo ahora el poema de Williams. Corro a buscarlo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pasarás un buen rato viendo la de Allen, Marisa. espero que la de Campion esté a la altura de éste (aunque en otro género), ya que a la de Keats es imposible.