domingo, 5 de septiembre de 2010

Luis Cernuda se embarca para América



La pasada primavera entregué a Tusquets la segunda parte de la biografía de Luis Cernuda, que en este volumen que la cierra cubre el período 1938-1963. Ahora he descubierto algunos datos sobre el viaje sin retorno que en septiembre de 1947 el poeta hizo a América. Naturalmente los he añadido al libro, que aparecerá próximamente. Como curiosidad, dejo aquí este vídeo que recoge la primera navegación de ese paquebote hundido durante la guerra y vuelto a botar, el De Grasse, muy pocas semanas antes de que zarpara llevando como pasajero al autor de La realidad y el deseo (el barco procedía de El Havre y hacía escala en Southampton, que fue donde subió el poeta rumbo a Nueva York). En Ocnos, el texto "La llegada" recoge las impresiones de Cernuda al llegar a la ciudad de los rascacielos:

Parecía ahora tan trivial, igual en calles pardas y casas sórdidas a aquella Escocia aborrecible, dejada atrás hacía años. Pero eran sólo los suburbios; la ciudad verdadera estaba adentro, toda tiendas con escaparates brillantes y tentadores, como juguetes en día de reyes o día del santo, empavesada de banderas bajo un cielo otoñal claro que encendía los colores, alegre con la alegría envidiable de la juventud sin conciencia. Y te entraste por la ciudad abrupta, maravillosa, como si tendiera hacia ti la mano llena de promesas.

6 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Estupenda noticia, Antonio. Ya sabes que espero esa publicación desde que leí la primera parte. Un abrazo.

Sara dijo...

Qué hermosa la descripción que hace Cernuda de esa llegada! La ciudad no será la misma que la que él vio hace 63 años, pero sus otoños siguen siendo igualmente bellos...

Alfaraz dijo...

Por aquí ya hacemos apuestas sobre cual será la fotografía de portada.
Otro expectante.


.

Mila dijo...

La foto de Cernuda mayor, vestido impecablemente (como siempre, claro), en la playa y con su pipa en la mano sería perfecta. ¿No?
Otra expectante más.

Alfaraz dijo...

Es posible, las de la pipa son más conocidas. Pero yo había apostado por una de aquellas de México que nos enseñaron en la Residencia hace unos años.


.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Aún está por decidirse la foto para la cubierta, pero las que decís están en la quiniela. Aquí la daremos en primicia.