domingo, 5 de diciembre de 2010

Casi un haiku


¡Cállate, trueno,
que asustas a mi gata!
(Y ese relámpago, ése,
no sonó más)


4 comentarios:

Angelus dijo...

Una duda de métrica: ¿es posible la sinalefa en el tercer verso con la vocal tónica de la palabra final? Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Es discrecional, muchos prefieren no hacerlo, pero podría espigar -tú mismo puedes hacerlo- muchos ejemplos de la tradición en que hay sinalefa aunque una de las sílabas sea tónica. Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Un caso extremo de JRJ: "Yo quiero mucho a estos troncos", donde hay sinalefa de tres vocales, la última tónica (Nocturnos, XLVII). El poema está compuesto en octosílabos, y éste es uno más. Del mismo JRJ, este alejandrino: "desangras tu alma vaga a la luz de la luna!" (La soledad sonora, VI). Etcéterea, etcétera. En este segundo caso, "ua" es diptongo, por lo que es menos violento que en el primero, pero ambos son válidos.

Angelus dijo...

Me refería sólo a la sinalefa en final de verso. Domínguez Caparrós cita un verso de Góngora donde no se hace "porque el acento final de verso no favorece la formación de una sola sílaba métrica":

"Este pues centro era"

Heptasílabo.